Amo Amor a Tres

Uno de los (tantos) problemas de estar en la casa de estudiantes donde vivía era que, al menos una vez al año, estabas encargado de la comida por una semana; menú, compras, y si las cocineras no asistían, eras el responsable de hacer la comida. Lo bueno es que tienes “esclavos” y ellos me ayudaron aquel día de agosto, entre ellos dos buenos amigos míos: Alberto y Cristian. Alberto es abiertamente gay y Cristian es bisexual.

Mientras hacíamos sándwiches de cena para 70 personas, Alberto llegó y de forma divertidamente altanera comenzó a decir

Alberto: “¿Qué, eh, qué?”

Cristian, respondiendo con el mismo tono: “¿Qué de qué?”

Yo: “¿Tu qué?”

Alberto: “¿Pos que, cogemos o qué?

Los tres reímos, pero respondimos “Pues va”.

Había otro amigo mío ahí, quien hace unos minutos me estaba contando sus penas casi llorando, pero no podía echar a perder una posible oportunidad para coger sobretodo, debo de confesar, a Alberto. No porque estuviera enamorada de él, pero es el único gay al que le dije que era una pena que le gustaran los hombres. Cuando me di cuenta que se dirigían a mi cuarto (que era el más cercano la cocina) fui rápido por mi sudadera y dejé a mi otro amigo hundido en su tristeza a cargo de la cena. Subimos al cuarto riendo pues, en teoría, era una broma. Al llegar nos sentamos en la cama de mi cuarto, riendo y volteándonos a ver, supongo que pensábamos en quien empezaría. Alguien dijo “Deberíamos de irnos, no vamos a hacer nada, ¿O sí?”, estábamos a punto de irnos cuando de pronto Alberto se quita la playera, Cristian y yo nos volteamos a ver, fue ahí cuando se tornó serio. Comencé a besar a Cristian, quien al poco tiempo me empezó a meter mano y quitarme la ropa. Saqué a princesa Sofía de su cajón, se lo di a Cristian, mientras Alberto estaba acostado en la cama matrimonial diciendo que no iba a poder, mientras intentaba tocarlo, que no era nada personal, pero era mujer y no se le iba a parar. Así que en lugar de preocuparme por él, empecé a disfrutar de lo que me hacía Cristian mientras intentaba calmar mis gritos tapando mi boca con la rodilla de Alberto.

Dicen las buenas lenguas que gimo fuerte y rico, al parecer lo suficiente para que un amante exclusivo del pene se anime a tocarme y besarme el pecho. No lo creía, no pensé que se animara, por un momento creí que solo iba a ser un espectador más, pero la manera en cómo me tocaba denotaba experiencia. Me prendí aún más cuando besó a Cristian. Tenerlos frente a mí besándose y tocándome fue sublime. Ahí tuve el primer orgasmo de la noche. Y ellos lo notaron de inmediato, pues cuando acabo de tener un orgasmo río, no de manera despectiva y ruidosa, es una risa tipo agradecimiento. Que puedo decir, los orgasmos me hacen feliz. De pronto los tres estábamos desnudos, Alberto le propinaba un merecido handjob a Cristian.  Hacían pausas solo para ordenarme que dejara de hacer ruido, taparme la boca o nalguearme. Como buena sumisa que soy, les hacía caso a todo lo que me dijeran. Me encantaba, no podía negarlo, mis gemidos eran tan fuertes que sentía que en cualquier momento  mis vecinos llegarían a callarnos. Nos movimos para estar todos más cómodos en la cama, fue cuando Alberto comenzó a reír porque no sabía cómo apagar a princesa Sofía. Reímos todos. Creo que puse música, no lo recuerdo, lo que si recuerdo (y muy bien) fue que Cristian encaminó el pene de Alberto hacía mi vagina. Si antes estaba caliente ahora hervía, la verdad coge muy rico (y se lo dije), mientras Alberto me daba, Cristian lo besaba, la escena era “riquísima”, no dejaba de venirme una y otra vez.

Era la primera vez que le quitaba la virginidad a alguien, no digo que Alberto fuera totalmente virgen, solo que nunca había estado con una mujer. Me retorcía de placer. Admito que ese acontecimiento me subió un poco el ego.

Al parecer Cristian se puso algo celoso y apartó a Alberto de mí, para poder darle las nalgas. Aunque había visto porno gay, no podía perderme la oportunidad de verlo de cerca. Lo sé, mi nivel de perversión es alto. Así que mientras se la metían a Cristian, de a perrito, aproveché para ponerme debajo de él, de tal modo que le daba sexo oral y justo frente a mis ojos estaba la mejor vista del mundo, no dudé en tocarme y venirme de nuevo. Al tiempo ellos se separaron, pensamos en la hora que habíamos estado juntos y que era tiempo de regresar a las labores, sobretodo porque en algún momento alguien tocó la puerta. Nos vestimos y regresamos a la cocina, nos veíamos y sonreímos, nos lavamos las manos y seguimos haciendo la cena. No sin antes prometer que no comentaríamos con nadie lo ocurrido, promesa que a los meses rompimos los tres contándole, curiosamente, a la misma persona.

Desde entonces aprovechábamos cualquier momento a solas para besarnos y tocarnos los tres. Aún recuerdo esa tarde en la que untamos nutella en pecho de Cristian o cuando viajamos en camión/metro y me besaba con Cristian o Alberto y luego ellos se besaban, la sorpresa de la gente era tal, que incluso una señora le tapó los ojos a su hija de (aproximadamente) 6 años.

Durante una fiesta, Alberto se puso lo suficientemente borracho para besarme la boca y el pecho (gracias al prominente escote que llevaba) frente a varios habitantes de la casa del estudiante, acto que ellos miraban extrañados, pues se suponía que únicamente le gustaban los hombres. Y no tardaron en generarse rumores, pero jamás dijimos nada.

Prometimos repetirlo y en verdad quería que pasara de nuevo, pues había otras cosas que quería probar, pero por varias cuestiones no se pudo.

Clasificado como el mejor sexo que he tenido, confieso que algunas veces pienso en ello cuando me masturbo. Es una fantasía que no creí podría cumplir. Y aún tengo fe en que lo haré de nuevo, tal vez no con los mismos, pero espero se repita, pues confirmé que “Amo el amor a tres”.

3 comentarios

Archivado bajo General

Melrose Place

Usualmente me han cuestionado mis decisiones morales, concretamente, el haberme enrolado con ciertas mujeres. 

Mas concreto, con un par de ex novias de amigos. 

Nunca me ha causado escozor el hecho, y me lo causa aun menos en este momento al enterarme de muchas cosas, al final yo nunca he negado las cosas aun cuando me tacho automáticamente de cínico por el hecho. Siempre he pensado que las relaciones del tipo que he entablado son un aliciente para las relaciones que llevan ellas.

Pero ahora al teléfono a una mujer le acabo de decir algo que hacia mucho no me decía, yo no tengo problema con hacer esto ya que soy una persona que tiene muy seguras sus emociones y sus sentimientos. Dije esto al ser ubicado en un supuesto, en el supuesto de que si me metería con la esposa de un amigo si es que esta me dice que quiere un amante.

Mi respuesta fue: si.

Muchos seguro dirían que no, que la amistad esta primero. Y tienen razón. La amistad esta primero que todo, y la amistad no esta comprometida a lo que pase bajo las sabanas. La amistad no esta involucrada mas que a los sentimientos. Y esos como dije nunca los comprometo.

Y la lealtad Le Sir?

La lealtad es otra cosa que no esta involucrada, mis prioridades siempre son establecidas por delante de cualquier situación y una de ellas es estar para mis amigos cuando me necesiten, de la misma forma que estoy seguro que ellos harían.

Al final creo que muchas de las situaciones que se dan entre un hombre y una mujer pasan por la convivencia, el respeto y la tolerancia. Y como pasaba en la serie que da titulo a esta entrada, todos se enrolan con todos y nadie se mete con nadie. O al menos por una temporada, ya que a la siguiente las cosas cambiaban. 

2 comentarios

Archivado bajo General

Visitas

Estaba Le Sir tuiteando cuando alguien le dio click a la liga al sitio web que tengo en el perfil, y pues nada, resulta que la liga los trae a este bendito y sagrado sitio.

Olvidado como las viejas canciones que hablaban de proezas, de conquistas, de rebeliones, de mártires. De reyes y sus planicies verdes y providenciales. De caballeros con larga cabellera y armadura plateada. Olvidado como los votos que se hacen unos esposos, como promesa de campaña, como compromiso ante el publico.

Pero por hoy no, por hoy el sitio se sacude el polvo como viejo golem que siente el paso de los tiempos, hoy nos levantamos y decimos que estamos vivos, que estamos aqui unidos con un grito, con un sentimiento y con una voz. Esa que dice dejemos la pereza, la decidía, el desprecio y escribamos, que las generaciones futuras lean nuestro legado, los heroes mueren pero las leyendas permanecen.

Y pues nada, que aun puedo politiquear😀

jajajajaja Stay Chevere, los amo. Paz mi gente. 

2 comentarios

Archivado bajo General

Estaba Le Sir…

tuiteando un chingo ( @Comandante_Sir ) cuando me dije a mi mismo, we mejor haz una pinche entrada en esa pocilga olvidada que es Ni pinche puta idea x.

Asi que fui a WordPress meti mis datos y pase a añadir nueva entrada y es justo lo que hago en este momento. Ustedes lo leeran en un futuro proximo, aunque el futuro siempre es presente y el presente es pasado y OMFG HE ROTO LA CONTINUIDAD ESPACIO TIEMPO!!?!!!!

Que dia es hoy?! Que hora es!?! Estamos vivos o muerto?!?! Somos humanos o bailarines!?!

Procurare tenerles la respuesta en cuanto me sea posible, pero por el momento me despido terricolas  voy a pensar en una respuesta

2 comentarios

Archivado bajo General

Una motivación

11pm en completa soledad, Se sienta y piensa…

-He tenido una vida de perdición; muchas fiestas, drogas, alcohol, mujeres, solo un recuerdo de eso queda,  He cambiado y Sigo siendo feliz, cada día más, llegaste.-

Nada lo hace tan feliz.

1 comentario

Archivado bajo Aviso Parroquial, General, Música Y Video

Miedo

¿Qué te hace tener miedo? ¿Cuál es ese maldito sentimiento que a veces te frustra tus caminos, tus andares. ¿Cuál es el punto de sentirlo? ¿Sobrevivencia? Sí, tal vez. Pero qué pasa cuando ya no te deja seguir, cuando no te deja vivir.

Por cuantas cosas uno no ha pasado en la vida o cuantas cosas no hemos dejado de hacer por miedo. Cuál es el punto de dejar a un lado lo que amas o lo que quieres decir/hacer/sentir por miedo. O tal vez me esté equivocando de sentimiento, tal vez sea otro el que no nos deja vivir plenamente. ¿La moral? ¿Tristeza? ¿Coraje? ¿Pereza?

¿Por qué no simplemente ser feliz? Aunque eso sea no ganar tanto dinero como quieres o decir que NO a la cara.

Y lo celos, de que nos sirven, si él/ella quiere estar contigo lo va a estar y punto.

Naces, creces, te reproduces y mueres. Punto. Ese es el ciclo, nadie habló de sufrir, aunque algunas veces hasta parece que viene implícito.

Le tengo miedo a muchas cosas en la vida, pero como bien dicen, y hasta parece sacado de una galleta de la fortuna… me da más miedo no haberlo hecho.

Esta madrugada tengo sentimientos encontrados, pero lo que quiero lograr con esto es simple, tratar, a mi modo de sacarlo. No me gusta quedarme con las cosas que no me sirven, me alentan el paso ante la vida.

Vivir, solo es eso… porque es tan difícil.

¿Que alenta tú paso ante la vida? ¿A que le tienes miedo?

4 comentarios

Archivado bajo General

La Larga Caída de Ángel Caído (Favor de No Levantar)

Y que me fui a ver Ángel Caído. En gran parte era nada más para atestiguar cómo los buenos diseños de artistas locales de mi rancho habían sido aplicados a un medio más allá del 2D de la hoja de papel. Y la verdad fue una experiencia densa y pesada como una manda.

El Poster Genérico

Respeto bastante el esfuerzo del equipo creativo, los diseñadores y algunas de las actuaciones, pero la verdad es que está escrita con las patas y pensada con la cola. Mezcla momentos en que sobreestima el papel de la audiencia para que llene huecos imperdonables en ausencia de un narrador que explique tanta mamada,  con momentos en que subestima al público con chistes malos, revoltijos sin sentido de varias mitologías, y unos personajes terriblemente mal desarrollados.

Sigue leyendo

10 comentarios

Archivado bajo Cinefilia, Geek & Sick, General, Literatura