La vida no vale nada

Pues fijate que si, porque hoy se cumplen 53 años desde que no estás y la verdad, la merita verdad, México te extraña.
Por eso hoy ahi va de nuevo el post que escribí hace casi un año, dedicado a Pedro Infante.

Pedro Infante Cruz nació el 18 de noviembre de 1917. Muere el 15 de abril de 1957.

La vida de Pedro siempre fue lo mismo, lucho, peleó para lo que a él le gustaba, su talento, su pasión, su vida. La música. Dejó la escuela a los 10 años y comenzó a trabajar, “barbero”, carpintero, hizo de todo, que quizás eso fue lo que incremento su talento actoral al realizar diversos papeles que reflejaban parte de su pasado. Violín, guitarra, voz, piano, todo eso aprendio Pedro a lo largo del tiempo, una de sus compañeras y esposa fue la pincipal causa de que Pedro llegará hasta donde llego, María Luisa lo acompaño bajo su necedad del talento de Pedro a la Ciudad de México, sufrieron pobreza, fracasos, búsqueda insaciable de trabajo, hasta que por fin lo consiguió, Pedro fue reconocido como lo era y para lo que estaba destinado a ser. Nuestro Pedro.

Comenzo grabando discos, y después paso al ambiente y al monstruo del cine. Fue contemplado en sus incios para varias películas, no le fue muy bien, la gente reía de sus actuaciones, no le gustaban y las cifras de dinero iban incrementando para Pedro, pero eso no era lo que en sí buscaba, él quería mejorar, aprender, seguir adelante.

Tuvo muchas influencias para la actuación y para el canto, personas que lo motivaron a continuar, a mejorar, a pulir el talento en el que María Luisa creía y en que Pedro empezo a creer.

Vinieron las grandes películas y los grandes exitos, Nosotros los Pobres, Ustedes los ricos, con su famoso Pepe el Toro, A toda Maquina, ¿Qué te ha dado esa mujer, Dos tipos de Cuidado, No desearás la mujer de tu hijo, La oveja Negra, Un rincón cerca del cielo, en fin, su vida en el mundo del cine, creció y a su vez la fama, el dinero y la fama del hombre galan, seductor y enamoradizo que abordaba en el cine traspaso la pantalla y se convirtió en algo que Pedro no evito o no intento. O lo quiso.

“¿Ven cómo yo tenía razón? Claro que sentí argolla. ¡Pero a mi la muerte me pela los dientes”

Si de pasiones hablaban, Pedro mantenìa una desde pequeño, ser aviador, esto lo llevo a relacionarse con diversos pilotos que le enseñaron y le apoyaron en cualquier momento. La muerte le dio dos señales, dos veces sufrió de accidentes aereos, el segundo más fuerte que el primero, pero le esperaba el tercero donde esta vez, hubo otro ganador.

“Amorcito corazón, yo tengo tentación de un beso…”

El hombre con la voz melodiosa y hermosa que deleitaba los oidos de todos pero más el de las mujeres, era el Pedro que seducía a todas las mujeres, asi fue como sedujo a una joven de 15 años llamada Lupita Torrentera con la cual después de estar tras ella, tuvo un romance, a su vez del de María Luisa, después llego a la vida de las dos otra mujer, pero esta vez ya no estarían compartidas, llego Irma Dorantes a la cual también conoció de 15 años y con la cual se caso e intento tramitar el divorcio con María Luisa, ella contrademando y no se realizo el divorcio y se anulo el matrimonio de Pedro con Irma, lo que llevo a Pedro a solucionar ese problema de una vez.

“La vida no vale nada. Comienza siempre llorando y asi llorando se acaba“

El 15 de abril, Pedro no encontró vuelo para viajar a la Ciudad de México, su pasión como aviador lo llevo a estar cercano a TAMSA (Tranportes Aereos Mexicano S.A.) y es asi como consigue un avión que llevaba productos para viajar a la Ciudad de Mèxico, suben al aviòn èl y dos personas màs, despuès de un rato el aviòn se tambalea y notan un sobepeso, comienzan a tirar los productos pero no funciona, lo ùltimo que se escucho en la transmisiòn fue un “¿Que pasa?” que se vio esfumado por el fuego que carbonizó a los tres pasajeros. Pedro, si Pedro Infante habìa muerto.

“Yo nacì para ser aviador. Debe ser hermoso morir como los pájaros con las alas abiertas”

“Pedro Infante ha muerto” mostraban en sus titulares todas las publicaciones disponibles en aquella epoca, la gente lloraba la muerte del icono mexicano que enamoraba mujeres y que conseguìa agrado y respeto por parte de los hombres. Ese día fue luto nacional para que su pueblo le llorara a nuestro Pedro, improvisado y murió como los pájaros, con las alas abiertas.

A los 53 años de que Pedro subió hasta el cielo para cantarnos desde arriba, la gente le sigue llorando, recordando, extrañando. Es nuestro Pedro y los aplausos que ahora entono y concedo para ti se que se escuchan hasta allá. Pues es Pedro.. ¿Quién más?


6 comentarios

Archivado bajo Biografías, General

6 Respuestas a “La vida no vale nada

  1. Ay mi Pedrito precioso…. snif.

  2. Wimble!

    Pues ni esta tan guapo eh!!! xD…

    No ese Pedrito, el primer idolo mexicano!

  3. LA vida no vale nada, ya lo dije, fui criado con las peliculas de Pedro Infante todos los sabados en el canal 2, de ahi parte de mi comportamiento parrandero, jugador, medio mujeriego, echapleito, sueltabala, etc etc

  4. Mama Soy Paquito

    Mi abuelo aun conserva el look de Pedro Infante, y aun tiene su ligue ente las feminas de su edad.

  5. Manguito

    pedrito… pedrito….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s