Nacho

Cuando comenzo este nippix mundialista dije que iba a poner anecdotas que giraran junto a la de gajos, aqui una de ellas.

Y ahora porque esta triste? Otra vez? Pero la proxima semana va a ser diferente güero, ya veras. Asi me recibia Nacho’ cada que me veia. Esas preguntas eran por mi semblante cansado y que el atribuia a una derrota de las aguilas. El era chiva de corazon pero era mas aguila que yo. Segun el, compartia mi tristeza y esperaba que cada fin de semana los de Coapa hicieran buen papel para que yo fuera contento y ademas tuvieramos de que hablar.

Rosi siempre me decia, lo de siempre güerito? Si Rosi, lo de siempre. Eran una pareja muy dispareja a la vista, ella parece que tiene 90 años el tenia la complexion de un roble pequeño, robusto y con un bigote que a lo mucho le daba una edad de 50 años. Parecian madre e hijo. Pero no, eran esposos y en lo que cabe parecian una pareja feliz. Ella era la encargada del area garnachera y el de los tacos de suadero y longaniza. Yo como en casa llevo años sin conectar el refrigerador acudia regularmente a las afueras de su casa, lugar donde bajo una lona marchita por el sol hacia las veces de puesto. Podria decirse que en los ultimos 2 años no habia una semana sin que no fuera a su puesto. Ya fuera porque en verdad tenia hambre o solo porque salia al pan y pasaba a dar las buenas noches. Y siempre platicaba de lo mismo, de futbol. Muy pocas veces cambiabamos el tema, no porque no hubiera otra cosa de que hablar pero era porque en ese nadabamos muy bien.

Los tacos de suadero que el vendia eran una delicia, eso si el ver el suadero hirviendo con un poco de manteca no era nada grato a la vista, pero una vez en pedazos y brincando sobre la plancha la cosa cambiaba, era un festin olfativo que daba paso a una delicia culinaria, en verdad. La ultima vez que vi a Nacho fue hace mas de un año, la ultima semana de abril, en plena pandilocura provocada por la Influenza, yo no arrastraba mis mejores dias y el tampoco, claro que el asumia que lo mio era como siempre por las aguilas del america, pero no, era mal de amores. Estaba enamorado de una mujer que ya no lo estaba de mi, estoy seguro que por dentro el sabia la verdadera raiz de mi semblante tan gris. Quizas y por eso sus palabras eran tan atinadas “no te preocupes güerito la que sigue sera mejor” “esto es pasajero, yo quiero que las cosas cambien para que te veas contento” esas ultimas semanas me ayudaba mucho, era un rostro reconfortante y las palmadas en la espalda eran representadas por un taco de suadero con papas y unas rajitas que ah jijo que ricas le quedaban.

Como les decia, el tampoco estaba en su mejor momento, al parecer alguna enfermedad habia llegado a su cuerpo y se negaba a irse, dolores continuos que hacian que no saliera a vender, y al final tenia una tos aguda que no lo dejaba ni hablar. Carente de voz y cansado solo sonreia. Llego Mayo y yo me sumi en una depresion que solo me tenia despierto para trabajar, beber y dormir, en ese mismo orden. Una noche quise pasa a verlo y no estaba, otra mas y la situacion era la misma, no estaba. Mi padre escucho de segunda mano al ir a la tienda que estaba muy enfermo. Y la ultima noche que pase por su casa estaba el terrible anuncio, un moño negro sobre la puerta. Me senti miserable, el con su platica amena y su sonrisa al verme lo habian convertido en parte de mi vida. Yo que hice? nada. Quizas y le pude haber brindado ayuda, que se yo, conseguir un mejor doctor o quizas y solo platicar o devolverle la sonrisa y ayudar a que por lo menos un segundo se sintiera feliz. No lo se. Pero me senti tan miserable que tambien ayudo a sacarme del hoyo en el que estaba sumido. El siempre me habia dicho que habia que ponerle cara a la situacion y responder.

Muchos meses despues, vi que de nueva cuenta el puesto estaba ahi, bajo el moño negro. No tenia el valor de ir y saludar a rosi, no sabria que decir, probable ni podria mirarla a la cara. Y asi pasaron meses, hasta esta noche. Vengo regresando de comerme una quesadilla. Rosi al verme me saludo y sonrio, yo no pude mas que devolverle la sonrisa y decirle el gusto que me daba el estar ahi, saludandola. Ella me dijo lo mismo que hace mas de un año, como si no hubiera pasado nada “lo de siempre güerito?”

Si Rosi, lo de siempre.

Seguramente Nacho esta preparando los mejores tacos de Suadero y platicando de futbol con los santos, no lo se. Pero sus palabras las llevo conmigo. Animo güero la proxima sera la buena.

En memoria de Nacho.

7 comentarios

Archivado bajo General

7 Respuestas a “Nacho

  1. Hombre, que dura historia…

  2. Manguito

    Hay personas que con una simple palabra te cambia muchas muchas y en su mayoría son personas que no siempre son las que uno considera “amigos”. Pero ahí estan y te marcan toda la vida. Sé lo que sientes. Por cierto, qué bueno que saliste de la hace un año, de verdad andabas mal hermano ja ja.

  3. Wukong

    Mi Sir, mil gracias, no sabes en que momento llega tu post, y pues, como siempre, pura buena vibra, la que te transmite Nacho, la que transmites a la banda, la que debe transitar por este universo sin escatimar.
    Jah bless!

  4. ferrari1

    y cuanta gente al dia no tenemos asi, la senora q me vende el grafico diario desde hace tres anos,la senora d ela tienda en fin mucha gente q forma partedel dia adia

  5. Lord Nosferatu

    No mam#s k!…

    esta pesada tu historia, no habia podido leerla hasta hoy…
    y coincido con todos, siempre hay alguien en nuestra vida,
    que es una suerte de pepe grillo y no nos damos cuenta hasta
    que se van…

    Mil gracias por compartir…

  6. Manraki

    Buena historia, Sir. Me gustaría leer más textos como estos en Nippix. El futbol es un buen pretexto, pero como dice Ferrari1, todos conocemos a diversos personajes en nuestro andar cotidiano.

    Con el único taquero que platico de futbol es con el “infaltable” güero de los Tacos Beto, en Vertiz casi esquina con Eugenia. No sé por qué supone que le voy al América, pero siempre que voy me recibe con un animado: “¿Cómo estás, águila?”, y me pregunta del equipo, de los jugadores, etc. Lo conozco desde que yo trabajaba en el diario Reforma, hace 10 años.

    Con los que también platico de fut es con los polis del estacionamiento del Naked. A ellos les regalo revistas y boletos para ver al América cada vez que se puede.

  7. Manito lloré. Snif.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s