Archivo del Autor: naufig

Acerca de naufig

Blogger y músico de tiempo completo, egolatra de profesión

La música para vals…earmela

Nota del autor (a): Aquí les traigo más material de trolleo posts que escribí para el blog de quinceañeras. Ahora para escoger temas musicales para el vals. Quizá sea el que mpas me gusta porque es el que más parece haber sido escrito por una treintona atorada en su etapa adolescente. Recuerden, esto no lo hago para desenmascarar mi lado gay, sino porque me sale más barato que contárselo a un psicólogo. Disfrutenlo y riansen un rato.

Escogiendo la canción para tu vals de 15 años

No sé si te ha pasado que te invitan a la fiesta de quince años de una amiga o conocida y de repente te sientes como en la época de tus abuelos. El vals es tan anticuado que piensas de repente que sus chambelanes serán mayores que su padre. De pronto el horror se apodera de ti al imaginar que te puede pasar lo mismo en tu fiesta.

La música clásica puede ser muy bonita, pero para fiestas de 15 años es algo que ya hemos visto muchas veces. Si quieres una fiesta igual a las demás podría ser una opción, pero si lo que deseas una fiesta única, de ensueño, entonces para podrías pensar en otras opciones.

John Mayer, podría ser una buena opción (aparte que él es un sueño hecho hombre), con temas como Gravity, una balada lenta muy disfrutable. Clarity es una buena opción si quieres una canción más rítmica, aunque mi elección sería Waiting on the world to change, pues tiene el ritmo ideal como para poder montar una buena coreografía.

Otra muy buena opción, aprovechando que está de moda, es utilizar alguna de las canciones que utilizaron recientemente para la primera temporada de la serie de la cadena Fox, Glee. Aparte de ser la serie de moda, por ser una comedia adolescente se puede adaptar perfectamente a la temática de la fiesta, principalmente si entre tus chambelanes se encuentra tu novio. Mis recomendaciones son Take a bow, canción original de Rihanna y On my own, extraida del musical “Los miserables”. Two is better than one de Boys like girls con Taylor Swift podría hacerte lucir como la princesa que eres.

Si eres tan fan de Miley Cyrus como yo, por qué no pensar en utilizar alguna de sus canciones, pues tiene baladas muy hermosas como The climb. Fly butterfly away es otra buena opción, aunque tiene un ritmo más pausado y su acompañamiento es muy acústico.

Si te alucinan tanto como a mí las películas de las princesas de Disney, el soundtrack de la película “The princess and the frog” nos da una muy buena opción para realizar tu vals. El tema Never knew I needed es una melodía con un ritmo ideal para bailar algo moderno, pero que le dará a tu vals ese toque romántico.

Siguiendo con los temas provenientes de películas, ¿Qué te parecería bailar Can I have this dance, interpretada por Vanessa Hudgens y Zac Efron de la trilogía de “High School Musical”? Suena tentador ¿verdad? Es una muy buena opción, pues la letra es acorde y el ritmo es el ideal.

La siguiente canción que te voy a recomendar ya tiene algunos años, pues es un tema de Elton John de 1994que le hizo acreedor a un Oscar , Can you feel the love tonight, tema extraido del soundtrack de “The Lion King”. Hermosa y rítmica, hará que todos tus invitados sienta el amor flotando en el ambiente en esa tu noche especial.

Sea cual sea la canción que elijas para tu bailar en tu vals, recuerda que ésta se debe adaptar a tu personalidad y estilo, no dejes que te impongan una canción que no te agrada, pues podría ser algo que  arruine tu noche especial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo General

Telas para vestidos de 15 años.

Nota del autor: Corría el año 2010 cuando un amigo me propuso escribir para un blog gringo de Quinceañeras. El “bisne” consistía en que yo redactaría post semanales con consejos para adolescentes que estaban planeando su fiesta de quince años. Mi amigo (saludos a Humberto) las traduciría al idioma de Shakespeare, pues mi inglés no era muy bueno en esos momentos –creo que sigue sin serlo–. Todo esto, si mal no recuerdo, terminó mal con el administrador del blog y ámbos no vimos un peso de los 3 textos que se entregaron.

Nunca supe realmente si los post se publicaron o quedaron guardados en algún lado. Yo conservé los originales en español, con la esperanza de alguna vez reírme de mis intentos de pasarme por una treintona experta en armar guateques para pubertas mamonas en pos de sus 15 primaveras.

Hoy les traigo el primer texto que escribí de este tema para su entretenimiento a expensas de mis costillas. Así que disfruten y ríanse imaginándose a un cabrón graduado de ingeniería mecánica intentando “conectarse con su lado femenino”, para aconsejar a aquellas damitas que iban a ser presentadas en sociedad. No me pregunten como se llamaba mi alterego femenino porque no tengo la menor idea.

La importante decisión de la tela y el color del vestido para la quinceañera

Siempre cuando se va a elegir un vestido de XV años la primera pregunta que se hace una es ¿Compraré o mandaré a hacer mi vestido? En cualquiera de los casos debes saber la importancia de escoger una buena tela y un color adecuado para tu vestido, pues  estos definirán en mucho lo vistoso y elegante de luzcas en tu día especial. A continuación te presento algunas buenas opciones en cuanto a telas y colores:

  • Organza: Ideal para temporadas cálidas como ésta, ya que es una tela muy ligera y además otorga una buena caída. La organza bordada es una buena opción.
  • Tul: Si quieres lucir como una auténtica princesa de cuento de hadas, el tul es la opción para ti. Por su sutil transparencia, es ideal para combinarlo con otros materiales, además de que permite una caída más ligera para la falda del vestido.
  • Seda. La favorita de todo mundo es siempre una opción elegante para vestir a toda princesa que quiere lucir increíble en su fiesta de 15 años. Además le proporcionará suavidad y movilidad a tu vestido.
  • Guipiur: Esta tela es recomendable para el corsé. Es muy elegante por esa apariencia que da de ser bordada.
  • Shantu: Posee una textura gruesa pero además tiene muy buena caída, puede darte ese brillo que estás buscando.
  • Raso: Esta tela es elegante y económica, ideal para presupuestos apretados, aunque hay que escoger uno que sea de buena calidad y cuidar el brillo, ya que puede haber versiones muy brillantes, te recomiendo que no hagas todo el vestido de esta tela.
  • Manta: Puede ser considerada una buena opción, principalmente por en época primaveral, pero con ésta se debe tener mucho cuidado con el diseño del vestido para que éste luzca.

Elección de colores

Por tradición, el blanco ha sido el color de las quinceañeras, sin embargo, en los últimos años hemos  visto diversas tendencias en cuanto colores. La elección puede variar de a cuerdo a diversos factores.

Para este año, las tendencias en cuanto a colores brillantes y alegres sigue vigente. Rojo, morado, purpura, naranja, fiusha o verde lima pueden ser buenas opciones.

Para épocas de primavera-verano, los tonos pastel  no son muy buena idea, prefiérelos para épocas de Otoño-Invierno.

Recuerda que el tono de tu piel cuenta mucho a la hora de escoger el color para tu vestido, si eres morena, evita los colores como el amarillo, pues hará parecer más oscuro tu tono de piel.

Utiliza combinaciones suaves de colores, como regla general para el buen vestir recuerda que los contrastes exagerados no son buena idea.

Recuerda acompañar tu vestido siempre con un detalle coqueto. Los moños y las flores en la falda pueden ser una buena opción, cuidando siempre el no exagerar, pues puedes terminar pareciendo árbol de navidad.

10 comentarios

Archivado bajo General

Temor al miedo

¿Cuántos de nosotros hemos mantenido una relación amorosa que ya no soportamos, pero que no nos atrevemos a dejar  por temor a quedarnos solos?

¿Cuántos estamos en un trabajo, en el que “nos explotan” y que nos hace sumamente infelices, pero del que no renunciamos por miedo a quedarnos sin sustento?

¿Cuántos tenemos el poder de tomar una decisión que podría cambiar el rumbo de la empresa en la que laboramos, pero no la tomamos por temor a equivocarnos y ser severamente reprendidos?

No se equivoquen, este post no es del tipo de choro que se aventaría Miguel Ángel Cornejo para hacerles creer que son triunfadores.

Desde hace meses hemos escuchado noticias acerca de lo jodida que está la situación económica mundial. Grecia tuvo que acudir a un paquete de rescate, Italia hará desaparecer a miles de municipios junto con otros tantos miles de empleos gubernamentales, mientras en Estados Unidos tuvieron que ampliar su deuda ante la más que tangible amenaza de una bancarrota histórica. Discúlpenme si los términos no son los correctos.

Sin duda para todos es evidente que algo ya no anda bien con el sistema económico de estas naciones y que es urgente un cambio de estrategia. No soy un experto en economía, finanzas y sus similares y quién soy yo para decirles cuál es la decisión que deben de tomar, pues lo poco que yo pueda aconsejar seguramente no será de mucha utilidad.

Mucho se ha dicho últimamente que el capitalismo es un sistema por demás obsoleto, que es urgente una renovación en las estructuras y eso es evidente. Todo el mundo pide un cambio. Pero yo les pregunto, ¿Quién es el valiente que va a tomar esa decisión? ¿Quién tiene los suficientes arrestos para decir, vamos a mandar al carajo toda este sistema que ya no nos sirve para darnos un mejor presente y un futuro estable a las próximas generaciones?

Es una decisión que una sola persona no puede tomar. Es más, es una decisión que de ser bien tomada, cambiaría el rumbo de la historia de la humanidad, pero de equivocarse podría sumir al mundo en una completa anarquía.

La responsabilidad de en una sola decisión poder hacer un cambio de tal magnitud es simplemente abrumadora. Muchos dirán, pues para eso los elegimos (a nuestros gobernantes), pero no podemos dejar pasar por alto que ellos también son humanos con miedos e incertidumbres, con amigos y familia.

No estoy por defender a nadie ni excusarlos debido a sus miedos, pero sí por que tomemos en cuenta que muchas veces nosotros tenemos la facultad de, en una sola decisión, cambiar el rumbo de nuestra vida y no somos capaces de afrontar esa decisión, por pequeña o grande que sea.

No somos mejores ni peores que ellos, todos somos humanos con miedos y virtudes.

2 comentarios

Archivado bajo off topic

La ejecución del indio Mariano

— ¿Qué se sentirá morirse? ¿San Pedro me recibirá en las puertas del cielo como nos decía el cura? Digo yo siempre fui un buen indio, aunque esta cochina gente no lo entienda —. Pensaba Mariano mientras una cuerda de yute lo sujetaba del pescuezo.

Corría el año de 1930 cuando a Mariano Mihuatecatl se le ocurrió robarse un becerro deDon Casiano, el hacendado del pueblo de Chinconcuá. Quizá por hambre o tal vez porque nunca se había distinguido por ser el candil más brillante de la calle y no pensó que intentar robarle algo a la persona más poderosa de la comarca, más que ayudarlo a saciar su hambre lo pondría cerca de la horca y por ende del fin a su hasta entonces miserable existencia.

Su padre, un borracho de época, cuyas andanzas harían palidecer al mismísimo Victoriano Huerta, había muerto en una trifulca de pulcata por una estúpida apuesta en la rayuela y jamás llegó a conocerlo. Mientras que su madre habría muerto en alguna epidemia cuando Mariano era aún un crío. Por estos motivos el indio Mariano creció como los árboles del bosque… como pudo o como Dios le dio a entender.

Bruto el indio como era, jamás aprendió a leer ni escribir bien, a lo más que llegaba era a mal garabatear su nombre de chamaco nunca nadie se preocupó por instruirlo. Cuando sus padres murieron, quedó a cargo de su pobre abuela, que ya grande como era la señora, no pudo hacer mucho por él y pasó a mejor vida cuando Mariano tenía 16 años. Desde entonces se dedicó a lo que pudo, cargar por aquí, hacer mandados por allá. Nunca su nombre había estando en tantas bocas hasta que llegó aquel mentado día, que cansado de no tener que tragar, decidió robarle un becerro a Don Casiano quien gracias a un policía rural agarró al pobre indio hambriento.

Mariano fue llevado ante la autoridad, sometido a un juicio unilateral e injusto donde lo único que alcanzo a decir fue “Pues es que yo tenía harta hambre y pos’ me encontré a ese apetitoso becerro que casi me decía cómeme Mariano”.

Luego de una rápida deliberación se dictó la cruel sentencia. La horca era la mejor opción para librarse de aquel indio miserable y enseñarle a la demás plebe que con las posesiones de Casiano Nepomuceno de la Garza “naiden” se mete.

Es así como llegamos al día de la ejecución pública en la plaza del pueblo, la cual tendría lugar junto al  pequeño kiosco de forma octagonal, que se había construido poco tiempo después de que Juarez marchara por el pueblo en su camino a Veracruz. Si bien el pueblo era pequeño y pintoresco, la plaza era todavía más pequeña, y de pintoresca tenía lo que Don Casiano de buena gente, mas bien podríamos decir que era un tanto deprimente. Si la veías del lado por donde se entraba al pueblo, de frente verías la pequeña placita con la iglesia del pueblo al fondo. El ya mentado kiosco al centro y 5 o 6 árboles mal plantados en jardineras tan descuidadas como polvosas, uno que otro matorral dejaba crecerse por ahí y por allá.

Para la ejecución se había instalado un pequeño estrado de medio metro de altura. En el centro de esté, un polín de 2 metros  y medio de altura, que sostenía a otro perpendicular a él de un metro de largo, otro pequeño atravesado entre los dos funcionaba de modo que todo el armado no se viniera abajo, colgando del andamio éste estaba el yugo que acabaría con la vida del pobre Mariano.

Se acercaba el medio día, hora pactaba para realizar la ejecución y Mariano no sabía si rezar, llorar, patalear o zurrarse en su calzón de manta. Mientras era llevado hacia el lugar donde tendría lugar su muerte en lo único que acertaba a pensar era en su abuela, ¿qué habría pensado si lo viera, acaso al encontrarse en el más allá ella lo abrazaría, le daría un coscorrón, o el que era su mayor miedo, lo vería con una mirada de decepción más dolora que su próxima muerte? Si bien nunca había llegado a valorar nada de su miserable vida, su abuela era el único recuerdo que podía sacarle una sonrisa pasajera.

Poco a poco la gente se iba “arrejuntando” en la plaza, algunos niños todavía jugaban entre los arboles mientras las señoras con el rebozo sobre la cabeza ocupaban los primeros lugares mientras se ponían al corriente de las buenas nuevas y las no tan buenas. Uno que otro  vago sin oficio ni beneficio también se dejaba ver, pues la mayoría de los hombres aún se encontraban en la labor. A lo lejos se vio llegar a Don Ramiro en su caballo. A un costado del kiosco ya lo esperaba Don Ramiro, el jefe de la policía rural en Cuautinchan.

—Buen día para una ejecución ¿no señor comisario? — le dijo Don Casiano a Don Ramiro, con una sonrisa socarrona que se dejaba ver entre su poblado bigote. —A ver si con esto estos mugrosos indios por fin aprenden a no meterse con Don Casiano Nepomuceno de la Garza.

—Lo dudo mucho Don Casiano, a estos mugrosos les encantan los problemas.

—Pues más les vale que vayan entendiendo quien manda en este cochino pueblo —.respondió Don Casiano al tiempo que desmontaba de su caballo, un magnífico tordillo color azabache cuyo padre había sido traído por un criollo desde Morelos unos años atrás.

Faltaban 10 minutos para las 12 cuando a lo lejos se divisó una caravana encabezada por un encapuchado, a los lados, 4 policías escoltaban a un Mariano más pálido que la cal, a pesar de ser más prieto que San Martín de Porres.

No había una sola nube en el cielo y el aire se respiraba tan seco que ardía cuando pasaba por las fosas nasales. Mariano fue conducido hasta el estrado, donde el verdugo procedió a subirlo en un pequeño banco de unos 40 cms de alto y a poner el yugo sobre su moreno cuello. La respiración de Mariano era cada vez más agitada y su semblante se iba descomponiendo de tal manera que todo el que lo veía juraba que en cualquier momento se desmayaría. Contrario a la tradición, a Mariano no se le había permitido confesarse previo a su ejecución, pues el cura en ese momento se encontraba de vacaciones visitando a su familia en Cuernavaca.

La hora llegó. El condenado a muerte fue presentado ante el pueblo, se leyó el edicto que dictaba sentencia de muerte. Mariano dejó ver entre sus morenas mejillas dos lágrimas, su vida ahora pendía de un banquito de 40 cms, en ese momento el verdugo se acercó al indio para ejecutar la sentencia. Mariano hizo su última respiración.

— ¡Alto! ¿Qué van a hacer hijos de Dios? —se oyó mientras todos volteaban en la dirección de la que venían aquellas palabras salvadoras —¿Acaso piensan ejecutar a este hombre sin haber sido confesado? ¿Quién autorizó esta ejecución? —. Dijo el Padre Gil mientras se acercaba a toda prisa al condenado a muerte.

—Eso es cosa que a usted le vale un cacahuate padre—. Le contestó Don Casiano al cura en un tono que cualquiera aseguraría que estaba a punto de echar lumbre por la boca—. La orden de ejecución es irrevocable y ultimadamente fui yo el que pedí que se matara al mugroso este. ¿Tiene usted algún problema?

— ¿De qué se le acusa al indio?

— Nomás de robarme un becerro. Naiden en este pueblo se mete con mis propiedades y vive para contarlo—. Respondió Don Casiano en un tono que no dejaba lugar a dudas que estaba empecinado a que se cumpliera su voluntad—. Y ni usted con su envestidura de sacerdote va impedirlo.

— ¿Cómo te llamas hijo mío?—. Le pregunto el Padre a Mariano.

—Mariano Mihuatecatl  padre —Contestó Mariano recuperando un poco el color.

— ¿Por qué te robaste el becerro?

—Pos porque tenía hambre padre y… pos … a Don Casiano le sobran y nunca pensé que se juera a dar cuenta de que le faltaba uno. El hambre es canija padre y uno hace locuras en pos de procurarse el alimento… —Argumentó Mariano buscando un dejo de comprensión en la mirada del padre.

— ¡Condenado indio ladino! —Exclamaba Don Casiano al momento de propinarle una sonora cachetada a Mariano. Un hilo de sangre salió de la boca de Mariano.

— ¡No lo toque Don Casiano! —exclamó el padre al momento que se interponía entre Mariano y Don Casiano

—Usted no me va a decir que hacer, nadie se mete con Don Casiano Nepomuceno de la Garza.

—Le recuerdo a usted que es detrás de su pinta de hombre poderoso es usted un hombre débil Casiano. — Los ojos de Don Casiano se llenaron de lumbre al oír estas palabras salir de la boca del cura —¿O acaso debo recordarle que cada semana viene y confiesa sus fechorías y cada que puede paga sus indulgencias?

— ¿Y eso que tiene que ver con que yo quiera matar ejecutar a este cochino indio? —La palabras de Don Casiano se llenaron de rabia como tratando de mantener la máscara que el padre intentaba quitarle de la cara.

—Que usted ya me debe muchos favores y hoy quiero que me pague todos y cada uno de ellos —expresó el padre en un tono que no dejaba lugar a dudas. —A cambio de todo lo que me debes quiero la vida de este indio.

Don Casiano se quedó pasmado ante la petición del padre Gil, nunca antes lo habían expuesto así en frente del pueblo que él creía dominar. Era obvio que aquel cura conocía perfectamente los puntos flacos de Don Casiano, de quien muchas veces tuvo que escuchar las confesiones de sus abusos en contra del pueblo. Aunque a él le encantaba abusar de su posición, estaba claro que por dentro era un hombre con muchos miedos.

— ¿Cómo se atreve a pedir la vida de este indio tacuate a cambio de todo los favores que me ha hecho?

— Por fin atinó a contestar Don Casiano al Padre Gil que lo miraba de una forma tan retadora pocas veces vista en él —. Debería yo de colgarlo junto con el indio este, pero como sabe, soy un hombre respetuoso de la iglesia… Está bien padre, usted gana, ¡Ramiro!, suelte al indio este y ustedes dos lárguensen antes de que me arrepienta. Ahora este mugroso es su responsabilidad.

La gente se quedó atónita ante la inesperada muestra de misericordia por parte de Don Casiano, no sabían a ciencia cierta si se trataba de un gesto de bondad o en verdad el humilde cura de pueblo había doblegado al poderoso hacendado.

Mariano lloraba de felicidad, corrió a besarle los píes al padre Gil quien se conmovió un tanto al ver tal gesto de humillación y agradecimiento. El cura ordenó a Mariano que lo siguiera a la sacristía de la iglesia.

—Has sido afortunado de que llegara en el momento justo Mariano, debes darle gracias a Dios. —Le dijo el padre a Mariano en tono paternal.

—Si padrecito, se lo agradezco mucho. —Contestó mariano todavía con lágrimas de felicidad en los ojos

—Debes entender Mariano que nada en esta vida es gratis y lo que acabo de hacer tampoco lo es. De ahora en adelante tu vida nos pertenece a mí y a Dios. De hoy en adelante serás mi sirviente, necesito un sacristán en la iglesia, quien me acompañe en mis viajes, cuide la iglesia y me haga los mandados. —Le explicaba a Mariano mientras este asentía a cada una de sus palabras. —Conmigo no te faltará comida ni techo, pero en cambio deberás ser disciplinado y cumplir con todo lo que te pida. ¿Entendiste Mariano?

—Sí padrecito, no le fallaré.

El padre sonrió ante la respuesta de Mariano. Luego de explicarle sus nuevas labores, cenaron frugalmente y condujo al indio hasta la que sería su nueva habitación. Mariano sorprendido ante su nueva y repentina vida se vio abrumado y rompió en llanto. Después de recuperar el aliento decisión que ya era momento de descansar. Se acostó en su nueva cama sin saber que le deparaba el nuevo día. Pero seguro de que no podría ser peor que el que estaba acabando.

Nota: Este es el primer capítulo de las aventuras del indio Mariano. Prometo que las siguientes serán mucho más leves en cuanto a intensidad. No, no es ninguna alusión hacia las bondades de la iglesia o los sacerdotes, ya lo verán. Esto sólo serán una serie de cuentos sin ánimos de politizar o evangelizar, sólo entretener. En pocas palabras, no empiecen a mamar chueco.

1 comentario

Archivado bajo General

¿Nenenenene qué vas a ser cuando seas grande? Profesiones que me hubiera encantado ejercer pero…

"No sé a donde a puntar, la cabeza, los huevos o las cuerdas vocales de Arjona

Escoger una profesión. Ese maldito dolor en el trasero que nos persigue quizá desde que ponemos un pie en la primaria y nos atormenta hasta unos meses antes de salir de la preparatoria, pues de esa difícil decisión depende quizá el vivir una vida plena y llena de satisfacciones profesionales o por el contrario, por un camino tortuoso, sufriendo constantemente dolores de cabeza y envidiando eternamente al pendejo de al lado.

En mi caso, hay profesiones que me hubiera gustado ejercer pero que por diversas razones no hubiera podido ejercer, he aquí algunas de ellas.

Anton Ego: Uno de los críticos de comida más cool, aunque sea ficticio

Crítico de comida: Siempre he pensado que el comer es uno de los mayores placeres que el hombre puede disfrutar en esta vida. Qué oficio más placentero que el de probar platillos, degustar olores, sabores y texturas, exquisitos guisos acompañados de finas hierbas, mariscos preparados en deliciosas presentaciones, vinos y viandas que te hacen experimentar el sabor del paraíso en la tierra. Conocer las diferencias entre las cocinas de distintos países, viajar, comer gratis, en fin, tiene muchísimas ventajas una profesión como esta, sin contar el hecho que de tu pluma pende quizá la reputación y el buen andar de cada restaurant que visitas. Peeero: Soy un tipo que nació con un paladar raro, para empezar no me gusta el queso, la crema, mayonesa y todos esos productos a mi parecer asquerosos desde muy temprana edad y eso me privaría del 90% de la comida italiana, mediterránea y de otras latitudes. Además, normalmente prefiero una comida simple sobre un platillo preparado con complejidad, vamos, muchas veces le veo mejor cara a un sándwich de atún con lechuga y limón que una pechuga bañada en salsa de “nosequemadre” acompañada por una papa al horno con crema. Además las jornadas en mi antiguo empleo me enseñaron a no ser exigente a la hora de exigir hasta una correcta temperatura en las tortillas. En pocas palabras, tengo gustos culinarios semejantes a los de un albañil.

Soldado: Ser el chico bueno, matar a los malos, conocer muchos países, un intenso y eficaz entrenamiento físico y táctico capaces de convertir tu cuerpo en un arma por sí mismo y ni mencionar que como un fanático de las armas sería fabuloso tener acceso a todo tipo de equipo bélico. Peeero: Aunque suena fabuloso andar por ahí cargando un arma, sabes que algún día te enfrentarás a alguien que también está armado y que de un disparo puede acabar con tu vida, el otro lado de la moneda tampoco es placentero, o sea el quitarle la vida a alguien de un balazo sin saber si tiene a alguien que lo espera en su casa. Aunque siempre me la paso bromeando en twitter de pegarle un tiro a zutano o mengano no creo que me atrevería algún día a hacerlo, (no me tienten Wisin y Yandel y eso va para ti también Pitbull). Otra gran desventaja es la de tener que despertarme diario a las 4 o 5 a.m. no soy alguien a quien se le dé madrugar bien, dice el dicho no por mucho madrugar se evitan gasolinazos o algo por el estilo. ¡No! definitivamente eso de ser soldado lo aplicaré sólo cada vez que juegue Ghost Recon.

Aunque tengo el ingenio, la sagacidad y el sarcasmo de Dr. House (sic), prefiero encaminarlo a cosas menos asquerosas

Médico: ¿Quién no ha soñado de niño el curar todas las enfermedades del mundo? Salvar vidas y ser adorado por cada paciente que libres de las odiosas garras de la muerte suena de lo más cool que puede haber en este mundo peeero: Soy muy asqueroso cuando de sangre y heridas se trata, en serio, no me gusta y ni se mencione el hablarle de tú a un bisturí, como he pasado varias veces por distintos quirófanos (larga historia) no es uno de los instrumentos que recuerde más entrañablemente. Además a la hora de consultar te puedes encontrar desde una simple gripita hasta la más asquerosa infección venérea que se puedan imaginar, es en serio, Raúl mi mejor amigo (que está terminando su servicio social para titularse como médico), me contó que una vez le tocó consultar a una señora que parecía que le habían floreado la vagina, no quise ahondar en el padecimiento y por todo lo que mantiene mi libido en lo alto estoy seguro que no quiero saber cómo se veía ni qué lo causó.

Piloto aviador: Me encanta viajar y esta es una de esas profesiones que te permite conocer gran parte del mundo, además de pasar el 80% del tiempo cerca de azafatas bastante sexis, aparte del muy buen sueldo que perciben y ni se diga si eres piloto privado, el llevar a su destino a artistas o empresarios ha de ser bastante cool, peeeeeero: Aparte del alto costo de la carrera de piloto, sufro de miedo a las alturas, y no quiero pensar lo que se ha de sentir a la hora de ver que te estás acercando a la pista de aterrizaje desde asiento del piloto de un avión. No definitivamente las alturas no se hicieron para mí.

Piloto de carreras: La adrenalina al tope, el acelerador a fondo y la satisfacción casi orgásmica que me da cualquier competencia deportiva son alicientes más que suficientes para haberme decantado por dedicarme de tiempo completo al deporte motor. Peeeero: Es un deporte carísimo de practicar, les explico rápidamente, todo piloto debe empezar a temprana edad compitiendo en go karts y digamos que el puro chasís con el motor te sale en arriba de 60 mil pesos, estamos hablando que un chasís si bien te va te dura de 4 a 6 meses, además de que siempre debes contar con un motor de reserva, o sea de que de entrada estamos hablando de desembolsar 120 mil pesos anuales más el equipo necesario, añádanle los gastos generados al recorrer el país compitiendo en distintos circuitos y no les quedará ni para invitarle la nieve a la incauta que los acompañó a verlos competir y eso sólo en el kartismo. A saber, sólo los grandes seriales y fórmulas son los que les pagan a sus pilotos. En pocas palabras, aunque me encanta el automovilismo por razones evidentemente económicas nunca hubiera podido ejercerlo.

Voleibolista profesional: Y si hablamos de competencia deportiva no puedo dejar al lado mi deseo de llegar a jugar de manera profesional uno de mis deportes favoritos. Si bien el futbol despierta pasiones desde temprana edad en mí, en el “voli” encontré un alimento increíble a mi espíritu de competencia, llevándome a ganar un torneo municipal, una olimpiada estatal y varios otros reconocimientos. Peeero: Desafortunadamente para mi causa, mi familia es de tamaño compacto, rondando en promedio el 1.60 mts de estatura, en pocas palabras, debo sentirme afortunado por haber llegado al 1.75m que mido, pero para jugar profesionalmente debí de haber crecido otros 15 cms por lo menos, además en México no existen las condiciones como para dedicarte a un deporte profesional que no sea el futbol o ya jodido el beisbol, ni modo.

Estas son algunas de las profesiones que me hubiera encantado ejercer, déjenme acordarme de más y las posteo, espero que ustedes también compartan sus carreras platónicas.

6 comentarios

Archivado bajo off topic

Las películas del 2010

El 2010 nos está diciendo adiós, y uno no puede evitar recordar con nostalgia todo lo que pasó en este año. Por mi parte, en vez de hacer mi “recuento de los daños” con añoranza, decidí ponerme a reflexionar sobre los actores que dieron forma a los sucesos de este año y llegué a la conclusión de que muchos de ellos podrían conformar el reparto para algunos remakes de películas que vieron la luz hace ya algunos ayeres y que podrían ser éxito de taquilla si toman en cuenta mis recomendaciones. Así que si algún director lee esto y decide seguir hacerme caso, espero que me tome en cuenta a la hora de repartir la lana.

Sin más preámbulos les presento mi lista de algunos personajes que fueron parte de los encabezados noticiosos en este 2010 y en qué película podrían aparecer, a algunos les añadí una nota del papel en específico que deberían representar, en los más evidentes no lo hice, por obvias razones.

P.D. Si creen que falta alguno pues no duden en agregarlo en sus comentarios.

  • Campeón sin corona- El Cruz Azul
  • El Ilusionista- Barack Obama
  • Viviendo con mi ex – Scarlett Johansson
  • La mano que mece la cuna- La mamá de Paulette
  • El Chanfle- Salvador Cabañas
  • Despertares- Gustavo Cerati
  • Tron – Julian Assange
  • La huérfana- El Ponchis
  • Trainspotting – Lindsay Lohan en el papel de Mark Renton
  • El gigante de hierro – El coloso del bicentenario
  • Mexicanos al grito de guerra- Aleks Sintek en el papel de Francisco González Bocanegra
  • Niñera a prueba de balas- Nestor de la Torre
  • The Hangover- Carlos Salcido, Rafa Marquez, Giovanny Dos Santos y Carlos Vela
  • Oldboy- El jefe Diego
  • Alien- Elba Esther Gordillo
  • Star Wars: La guerra de los clones – Felipe Calderón y los cárteles del narcotráfico
  • Los Indestructibles- Peña Nieto, Beltrones, Salinas de Gortari
  • Sólo un sueño- Scarlett Johansson y Ryan Reynolds
  • Spanglish- Paulina Rubio
  • Dos tipos de cuidado- Lee Myun Back (Presidente de Corea del Sur) y Kim Yong Il (Presidente de Corea del Norte)
  • La princesa y el sapo – Patylu y Cesar Nava
  • El Club de la Pelea- Manny Pacquiao
  • La pasión de Cristo – Antonio Margarito
  • El Aviador- Martín Esparza (líder del SME)
  • La Gran Estafa- Apple después del lanzamiento del iPad
  • La segunda Gran estafa- Apple después del lanzamiento del iPhone 4
  • Los Diez Mandamientos- Haití interpretando al pueblo egipcio
  • Scarface- La Barbie
  • Evita- Lady Gaga
  • Romeo y Julieta – El PAN y el PRD
  • Durmiendo con el enemigo – Raymond Domenech y la selección francesa de futbol
  • Atlético San Pancho – La selección mexicana de futbol
  • Twilight – Elba Esther Gordillo como Bella, el PRI como Edward y el PAN como Jacob
  • Retrato de un asesino- El JJ
  • Despistadas – Alicia Machado y Paulina Rubio
  • La pantera rosa – Bazbaz
  • Twilight- El pulpo Paul en el papel de Alice
  • Hard Candy, Little Children, Lolita, American Beauty y todas las que se les ocurran de pedofilia- Marcial Maciel
  • Viaje al centro de la tierra- Los mineros de Chile
  • Red social – Hillary Clinton y sus embajadores
  • Secreto en la montaña – Ricky Martin y Pablito Ruíz
  • Chiquito pero picoso – Kalimba

4 comentarios

Archivado bajo Cinefilia, General

Una Navidad casi mortal

¿Se imaginan un mundo sin el Naufig? ¿se imaginan vivir sin tan ilustre personaje? ¿se imaginan semejante aberración? pues pudo ser posible y lo peor de todo… una noche de navidad.

Nos encontrábamos de vacaciones mis hermanas, mi madre, abuelos, el tio Juan, su familia y yo en Chignahuapan, un pequeño pueblo enclavado en la Sierra Norte de Puebla, famoso por sus aguas termales y por haber visto nacer a Capulina (por si a alguien le interesa, a mí no). Yo tenía entre 9 y 10 años y nos encontrábamos hospedados en el hotel “La Barranca”, nombre que toma debido a que se encuentra en pleno cerro, pues los manantiales se encuentran un poco alejados de población. Este hotel ofrecía en aquel entonces habitaciones bastante decentes, albercas con aguas termales, un muy buen restaurante y la posibilidad de alejarte un tanto de la civilización a un precio razonable, lástima que últimamente sus costos se han elevado a niveles de diputado narcotraficante.

Era 24 de diciembre, habíamos pasado gran parte del día nadando y por la tarde visitamos el pueblo. Regresamos al hotel a eso de las 6 o 7pm y nadamos otro rato; nos alistamos para la cena navideña, esa noche buena el hotel ofrecía para la cena un gran buffet en su restauran t con toda clase de platillos, aunque en este momento no recuerdo muchos de ellos; eso sí, servidos en porciones industriales. Debo confesar que cada que acudo a un buffet, intento (literalmente) atascarme de comida lo más que se pueda, principalmente si pagué por esa comida. Soy un tacaño, lo sé.

Dispuesto a darme el atascón de mi vida, me serví un platote de pozole (que repetí después), un plato de sandía en rebanadas y un té de manzanilla (creo que en forma preventiva, advirtiendo mi organismo lo que me esperaba). La combinación estuvo poca madre, le daba una cucharada al pozole, me comía un pedazo de sandía y me pasaba todo el bocado con el té (superen eso sibaritas de poca monta).

Al terminar de cenar y echar un poco de relajo, dispusimos irnos a nuestras sacrosantas habitaciones, la familia de mi madre nunca se ha caracterizado por pasar más allá de la 1 ó 2 am en una fiesta (bola de aburridos). Me acosté a dormir y fue cuando todo empezó.

Mi sistema digestivo empezó a sufrir dolores comparables a pasar navajas de afeitar por los intestinos y, de hecho terminé despertando a mi madre por el intenso dolor. Cuando supo de mi combinación de alimentos primero me regañó y luego despertó a mi tío Juan para que me atendiera, adivinaron, es médico. Como todo buen matasanos, llevaba un botiquín y prontamente me dio unas pastillas cuyo nombre no recuerdo (incluso creo que me inyectó) y para la mañana ya estaba repuesto casi al 100%.

Sé que estarán preguntándose dónde estuvo el peligro de muerte, por lo menos los ignaros que en su vida han probado alcohol ni en un chocolate envinado. Verán, todo borracho que se respete sabe que después de una borrachera fuerte, no debe ingerir alimentos ni bebidas frescas o frías, ya que corre el riesgo de se le paralice el intestino, esto debido a que el intestino se encuentra a una temperatura más elevada de lo normal causada por la gran ingesta de alcohol. Al comer algo frío, éste sufre un desajuste de temperatura y en términos burdos sufre un calambre, lo cual puede ser mortal. En mi caso esta condición se estaba dando por la ingesta de un alimento muy caliente (el pozole) contra uno frío (la sandía). Eso aunque no lo crean pudo haber causado mi muerte. Afortunadamente para mí (y desgraciadamente para ustedes) eso no pasó y puedo contar la historia de aquella navidad que casi me cuesta la vida.

P.D. si se preguntan cuál fue mi regalo de navidad ese año, fue una pistola que lanzaba balitas de plástico en repetición.

4 comentarios

Archivado bajo General