Archivo de la etiqueta: Actrices porno mexicanas

Otros mexicanos geniales

La siguiente lista incluye mexicanos y mexicanas que aunque no forman parte constante y sonante del imaginario popular -naaa, si hay varios que rifan con todo- fueron cabrones y cabronas en el ámbito en el que se desempeñaron. Si usted amable lector no está de acuerdo con el orden arbitrariamente preconcebido o con la ausencia de algun otro mexicano digno de entrar a la lista puede con gusto irse a chingar a su madre… No, no se crea, lo último fue mamada, se lo juro.

1. Huitzilopochtli.- Principal deidad del Valle de México antes de la llegada de los espagñoles quienes lo reemplazaron por Yisus a base de culatazos de arcabúz y frailes maricones.

Odiado por sus hermanos, al nacer les partió la madre y los descuartizó cual reses en matadero. Verga!

Odiado por sus hermanos, al nacer les partió la madre y los descuartizó cual reses en matadero. Verga!

 2. Juana Inés de la Cruz.- Famosa poetiza mexicana (Criolla) que le quiso poner una putiza a los hombretones de su época por ser necios y acusar a la mujer sin razón. Otras mexicanas con el “Complejo Sor Juana” -Nota: Acabo de acuñar el término putos!-: Paquita la del Barrio, La Leona Dormida, Chuchita la que Bolsearon y Juana Gallo.

3. Margarita Maza de Juárez.- Curiosa mujer ‘werita’ que tuvo el merito de casarse por amor con el indio patarrajada que le servía la sopa en la casa de sus ‘papis’, en una época donde los mexicanos blancos valían más que los mexicanos prietos. Esta sufrida mujer también le aguanto los pedos al indio Juárez cuando se convirtió en dictador y pacto con los gringos el paso a perpetuidad por el Itsmo de Tehuantepec y la venta de sendas partes de lo que hoy es nuestra frontera… y luego dicen que Santa Anna, chale!

4. El “Qué pasó Muchacho!“.- Personaje no identificado que saluda a Pedrito “El no ni mergas” en el famoso video que se convirtió en hit en You Tube. En serio, si prestan atención la frase “¡Qué pasó muchacho!” saca más ‘cura’ que la propia “ni merga” (Enlace al Video)

5. Alfonso Zayas– Galancete urbano atípico. Es la contraparte de Mauricio Garcés al ligarse a chachas, amas de casa desesperadas, garnacheras y vedettes en lugar de chicas de más ‘catego’. Zayas ha sido referente obligado del decadente cine mexicano o la comedia ochentera inspirando por igual a catrines y valedores en las artes de la ‘sexosidad’. Angelica Chaín lo avala. Colegas: Rafael Inclán, Lalo ‘El Mimo’, Alberto Rojas ‘El Caballo’, Roberto ‘Flaco Guzmán’, César Bono, entre otros.

“¡Chíngueselo compadre!”

6. Los Tigres del Norte.- Ni hablar, son los Jefes de Jefes.

7. Valentín Trujillo.- Hombre de acción, ratero, pistolero, héroe policiaco y galán sin galana. Trujillo supo combinar, actuando, dirigiendo o produciendo, el clamor de un cine en recesión con el ideal de un pueblo que buscaba identidad, sin mucho éxito claro, pero con ingenio mexicano, ¡a huevo!. Papel Legendario: Perro en “Perro Callejero” 1980, de Gilberto Gazcón.

biografia_valentin_trujillo_7

8. Las Poquianchis.- Las famosas hermanas González Valenzuela se convirtieron en la Nota Roja más popular de los 60. Luego de administrar durante varios años algunos de los burdeles más exitosos del Bajío comprando y vendiendo mujeres para satisfacción de los exigentes clientes provincianos, fueron encarceladas cuando una de sus muchachas las denunció. La investigación que se encargó del caso descubrió osamentas en sus popiedades, la revista Alarma! se encargó del resto… fetos enterrados, zoofilia, asesinato, drogas. Uy, Sergio Andrade sólo fue un aficionado.

9. Ismael Rodríguez.- Dirigir a Pedro Infante y a jorge Negrete juntos, a Maria Felix y a Pedro Infante juntos, a Maria Felix, Pedro Armendariz y Emilio ‘El Indio’ Fernández juntos, a Julio Alemán y Antonio Aguilar en el western mexicano más crepuscular que se puedan imaginar, a los Polivoces atracando la frontera con el Chiquilín, un bebé y un mudo, y cargar a cuestas toda la crudeza del cine nacional… no cualquiera Maestro!

10. Jorge Ibargüengoitia.- El escritor mexicano que nos embaucó con su crítica mordaz y sus obras llenas de un sarcasmo intestinal. Su Bajío personal, el Plan de Abajo, queda de manifiesto con un registro magistral en novelas como Estas ruinas que ves o Las muertas. Su ironía visceral, reflejo del intelectualoide de la crisis del nacionalismo mexicano y su severa crítica al típico estudiante intelectual y pendejo se aprecia fielmente en cuentos cortos como La ley de Herodes o La vela perpetúa. El avionazo que se lo llevó en Madrid a principios de los 80 nos privó de más mentadas de madre sutiles.

Los pasos de Ibargüengoitia

Los pasos de Ibargüengoitia

Say it!

Síganme los buenos!  

18 comentarios

Archivado bajo Cinefilia, Geek & Sick, General, semana temática