Archivo de la etiqueta: Sexo

Amo Amor a Tres

Uno de los (tantos) problemas de estar en la casa de estudiantes donde vivía era que, al menos una vez al año, estabas encargado de la comida por una semana; menú, compras, y si las cocineras no asistían, eras el responsable de hacer la comida. Lo bueno es que tienes “esclavos” y ellos me ayudaron aquel día de agosto, entre ellos dos buenos amigos míos: Alberto y Cristian. Alberto es abiertamente gay y Cristian es bisexual.

Mientras hacíamos sándwiches de cena para 70 personas, Alberto llegó y de forma divertidamente altanera comenzó a decir

Alberto: “¿Qué, eh, qué?”

Cristian, respondiendo con el mismo tono: “¿Qué de qué?”

Yo: “¿Tu qué?”

Alberto: “¿Pos que, cogemos o qué?

Los tres reímos, pero respondimos “Pues va”.

Había otro amigo mío ahí, quien hace unos minutos me estaba contando sus penas casi llorando, pero no podía echar a perder una posible oportunidad para coger sobretodo, debo de confesar, a Alberto. No porque estuviera enamorada de él, pero es el único gay al que le dije que era una pena que le gustaran los hombres. Cuando me di cuenta que se dirigían a mi cuarto (que era el más cercano la cocina) fui rápido por mi sudadera y dejé a mi otro amigo hundido en su tristeza a cargo de la cena. Subimos al cuarto riendo pues, en teoría, era una broma. Al llegar nos sentamos en la cama de mi cuarto, riendo y volteándonos a ver, supongo que pensábamos en quien empezaría. Alguien dijo “Deberíamos de irnos, no vamos a hacer nada, ¿O sí?”, estábamos a punto de irnos cuando de pronto Alberto se quita la playera, Cristian y yo nos volteamos a ver, fue ahí cuando se tornó serio. Comencé a besar a Cristian, quien al poco tiempo me empezó a meter mano y quitarme la ropa. Saqué a princesa Sofía de su cajón, se lo di a Cristian, mientras Alberto estaba acostado en la cama matrimonial diciendo que no iba a poder, mientras intentaba tocarlo, que no era nada personal, pero era mujer y no se le iba a parar. Así que en lugar de preocuparme por él, empecé a disfrutar de lo que me hacía Cristian mientras intentaba calmar mis gritos tapando mi boca con la rodilla de Alberto.

Dicen las buenas lenguas que gimo fuerte y rico, al parecer lo suficiente para que un amante exclusivo del pene se anime a tocarme y besarme el pecho. No lo creía, no pensé que se animara, por un momento creí que solo iba a ser un espectador más, pero la manera en cómo me tocaba denotaba experiencia. Me prendí aún más cuando besó a Cristian. Tenerlos frente a mí besándose y tocándome fue sublime. Ahí tuve el primer orgasmo de la noche. Y ellos lo notaron de inmediato, pues cuando acabo de tener un orgasmo río, no de manera despectiva y ruidosa, es una risa tipo agradecimiento. Que puedo decir, los orgasmos me hacen feliz. De pronto los tres estábamos desnudos, Alberto le propinaba un merecido handjob a Cristian.  Hacían pausas solo para ordenarme que dejara de hacer ruido, taparme la boca o nalguearme. Como buena sumisa que soy, les hacía caso a todo lo que me dijeran. Me encantaba, no podía negarlo, mis gemidos eran tan fuertes que sentía que en cualquier momento  mis vecinos llegarían a callarnos. Nos movimos para estar todos más cómodos en la cama, fue cuando Alberto comenzó a reír porque no sabía cómo apagar a princesa Sofía. Reímos todos. Creo que puse música, no lo recuerdo, lo que si recuerdo (y muy bien) fue que Cristian encaminó el pene de Alberto hacía mi vagina. Si antes estaba caliente ahora hervía, la verdad coge muy rico (y se lo dije), mientras Alberto me daba, Cristian lo besaba, la escena era “riquísima”, no dejaba de venirme una y otra vez.

Era la primera vez que le quitaba la virginidad a alguien, no digo que Alberto fuera totalmente virgen, solo que nunca había estado con una mujer. Me retorcía de placer. Admito que ese acontecimiento me subió un poco el ego.

Al parecer Cristian se puso algo celoso y apartó a Alberto de mí, para poder darle las nalgas. Aunque había visto porno gay, no podía perderme la oportunidad de verlo de cerca. Lo sé, mi nivel de perversión es alto. Así que mientras se la metían a Cristian, de a perrito, aproveché para ponerme debajo de él, de tal modo que le daba sexo oral y justo frente a mis ojos estaba la mejor vista del mundo, no dudé en tocarme y venirme de nuevo. Al tiempo ellos se separaron, pensamos en la hora que habíamos estado juntos y que era tiempo de regresar a las labores, sobretodo porque en algún momento alguien tocó la puerta. Nos vestimos y regresamos a la cocina, nos veíamos y sonreímos, nos lavamos las manos y seguimos haciendo la cena. No sin antes prometer que no comentaríamos con nadie lo ocurrido, promesa que a los meses rompimos los tres contándole, curiosamente, a la misma persona.

Desde entonces aprovechábamos cualquier momento a solas para besarnos y tocarnos los tres. Aún recuerdo esa tarde en la que untamos nutella en pecho de Cristian o cuando viajamos en camión/metro y me besaba con Cristian o Alberto y luego ellos se besaban, la sorpresa de la gente era tal, que incluso una señora le tapó los ojos a su hija de (aproximadamente) 6 años.

Durante una fiesta, Alberto se puso lo suficientemente borracho para besarme la boca y el pecho (gracias al prominente escote que llevaba) frente a varios habitantes de la casa del estudiante, acto que ellos miraban extrañados, pues se suponía que únicamente le gustaban los hombres. Y no tardaron en generarse rumores, pero jamás dijimos nada.

Prometimos repetirlo y en verdad quería que pasara de nuevo, pues había otras cosas que quería probar, pero por varias cuestiones no se pudo.

Clasificado como el mejor sexo que he tenido, confieso que algunas veces pienso en ello cuando me masturbo. Es una fantasía que no creí podría cumplir. Y aún tengo fe en que lo haré de nuevo, tal vez no con los mismos, pero espero se repita, pues confirmé que “Amo el amor a tres”.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo General

Déjà vu

Déjà vu:

1:15 PM Hora cruel, hace calor. Los alumnos están sudados, cansados, idiotizados, renegando por tareas, indicaciones, disciplina y mamadas propias del quehacer docente. Un equipo expone un tema aburrido acerca de quien sabe que cosa. Camino entre dos filas de butacas y recargado a la pared observo a la maestra de al lado salir de su salón y menear la cadera quien sabe a donde. La cadencia me hace pensar en sexo, en la magica sensación de muerte y ojos en blanco. Un chiquillo interrumpe mi pensamiento: alega quien sabe que cosa, y mi mirada se prende del pintarrón y la fecha en él: 7 de marzo.

Pienso que podríamos estar desnudos, entre tus piernas, respirándonos, susurrando palabras de amor. Sigue leyendo

14 comentarios

Archivado bajo General, Literatura

Matapasiones

“Tengan su Viernes de Piel!!!

Estábamos todos tomando en la República Nippixera, bebiendo martinis y pajonas de seda, cuando a lo loco y sin pensarlo: de pronto alegó un borracho: Sigue leyendo

8 comentarios

Archivado bajo nipplexxx

Zombie Strippers + Gangbang

Llegas a tu casa totalmente rendido. Todo el día lo pasaste soportando pendejada y media en el trabajo y lo único que deseas es encontrar una cerveza en la nevera y que tu vieja te sobe las patas, pero… no tienes vieja y la nevera está vacía porque piensas que ir al super es el trabajo que debería hacer tu inexistente vieja (Yeee filosofía pura). Entonces te decides, una vueltecita por el ‘teibol’ más cercano, dos tres cuatro cinco o seis chelas -tu quincena no da pa’ más-, jevas moviéndote las nalgas en la cara, si tienes suerte le hundes la nariz en las tetas a la que se deje -lástima no poder hundirle otra cosa- y de vuelta a tu casa, chaquetita y a dormir…

Pero que tal si… tus tontos planes tercermundistas de una noche de ‘teibol’ feliz se fueran al carajo por culpa de:

The Zombie Strippers!

ZombieStrippersNo hay tiempo para explicaciones, pero tu escaso criterio cultural y esas noches de videojuegos de zombies te  hacen pensar que algún idiota debió haber diseminado por accidente un virus mortal que desarrollaba algún laboratorio instalado inconscientemente a las afueras de la ciudad o algo asi. Puta madre y ni chance tuviste de hacerte la chaquetita…

Horas después consigues escapar a una cabaña enclavada en las montañas con una jeva buenísima a la que salvaste de ser contagiada sólo para darte cuenta de la existencia de…

LOS ZOMBIES GANGBANG

“Si esos zombies entran aqui te matarán a polvos…”

De pronto despiertas y te das cuenta que era un sueño atrapado en la torcida imaginación -llena de sexo y muerte- de este blogger que escribe.

“todos quieren ya ser gatos jazz”

9 comentarios

Archivado bajo nipplexxx

Trágame tierra!

Grandes rídiculos y situaciones culeras de ayer y hoy:

Es natural en el ser humano cagarla de vez en cuando, algunos más seguido que otros, unos con más intensidad todavía, lo cierto que a todos nos pasa… pero que te suceda frente a las cámaras con audiencia nacional, o en el preciso momento en que todos fijan su mirada en ti… NO PINCHES MAMES!

La Psíquica

“Si no sabes, entonces que pinches pelas”

No Pinches Mames!

“Lo que es no saber tomar”

No nomás la Confusión

“Qué chingados dijo?”

A la verga!

“Puto madrazo!”

Himno

“Qué se te olvidó”

Qué cabrOn!

“Pobre compa”

Bonus: Tikousegate

Pon el link de tu video ridiculo en los comments!

Síganme los buenos!

51 comentarios

Archivado bajo Música Y Video

Otros mexicanos geniales

La siguiente lista incluye mexicanos y mexicanas que aunque no forman parte constante y sonante del imaginario popular -naaa, si hay varios que rifan con todo- fueron cabrones y cabronas en el ámbito en el que se desempeñaron. Si usted amable lector no está de acuerdo con el orden arbitrariamente preconcebido o con la ausencia de algun otro mexicano digno de entrar a la lista puede con gusto irse a chingar a su madre… No, no se crea, lo último fue mamada, se lo juro.

1. Huitzilopochtli.- Principal deidad del Valle de México antes de la llegada de los espagñoles quienes lo reemplazaron por Yisus a base de culatazos de arcabúz y frailes maricones.

Odiado por sus hermanos, al nacer les partió la madre y los descuartizó cual reses en matadero. Verga!

Odiado por sus hermanos, al nacer les partió la madre y los descuartizó cual reses en matadero. Verga!

 2. Juana Inés de la Cruz.- Famosa poetiza mexicana (Criolla) que le quiso poner una putiza a los hombretones de su época por ser necios y acusar a la mujer sin razón. Otras mexicanas con el “Complejo Sor Juana” -Nota: Acabo de acuñar el término putos!-: Paquita la del Barrio, La Leona Dormida, Chuchita la que Bolsearon y Juana Gallo.

3. Margarita Maza de Juárez.- Curiosa mujer ‘werita’ que tuvo el merito de casarse por amor con el indio patarrajada que le servía la sopa en la casa de sus ‘papis’, en una época donde los mexicanos blancos valían más que los mexicanos prietos. Esta sufrida mujer también le aguanto los pedos al indio Juárez cuando se convirtió en dictador y pacto con los gringos el paso a perpetuidad por el Itsmo de Tehuantepec y la venta de sendas partes de lo que hoy es nuestra frontera… y luego dicen que Santa Anna, chale!

4. El “Qué pasó Muchacho!“.- Personaje no identificado que saluda a Pedrito “El no ni mergas” en el famoso video que se convirtió en hit en You Tube. En serio, si prestan atención la frase “¡Qué pasó muchacho!” saca más ‘cura’ que la propia “ni merga” (Enlace al Video)

5. Alfonso Zayas– Galancete urbano atípico. Es la contraparte de Mauricio Garcés al ligarse a chachas, amas de casa desesperadas, garnacheras y vedettes en lugar de chicas de más ‘catego’. Zayas ha sido referente obligado del decadente cine mexicano o la comedia ochentera inspirando por igual a catrines y valedores en las artes de la ‘sexosidad’. Angelica Chaín lo avala. Colegas: Rafael Inclán, Lalo ‘El Mimo’, Alberto Rojas ‘El Caballo’, Roberto ‘Flaco Guzmán’, César Bono, entre otros.

“¡Chíngueselo compadre!”

6. Los Tigres del Norte.- Ni hablar, son los Jefes de Jefes.

7. Valentín Trujillo.- Hombre de acción, ratero, pistolero, héroe policiaco y galán sin galana. Trujillo supo combinar, actuando, dirigiendo o produciendo, el clamor de un cine en recesión con el ideal de un pueblo que buscaba identidad, sin mucho éxito claro, pero con ingenio mexicano, ¡a huevo!. Papel Legendario: Perro en “Perro Callejero” 1980, de Gilberto Gazcón.

biografia_valentin_trujillo_7

8. Las Poquianchis.- Las famosas hermanas González Valenzuela se convirtieron en la Nota Roja más popular de los 60. Luego de administrar durante varios años algunos de los burdeles más exitosos del Bajío comprando y vendiendo mujeres para satisfacción de los exigentes clientes provincianos, fueron encarceladas cuando una de sus muchachas las denunció. La investigación que se encargó del caso descubrió osamentas en sus popiedades, la revista Alarma! se encargó del resto… fetos enterrados, zoofilia, asesinato, drogas. Uy, Sergio Andrade sólo fue un aficionado.

9. Ismael Rodríguez.- Dirigir a Pedro Infante y a jorge Negrete juntos, a Maria Felix y a Pedro Infante juntos, a Maria Felix, Pedro Armendariz y Emilio ‘El Indio’ Fernández juntos, a Julio Alemán y Antonio Aguilar en el western mexicano más crepuscular que se puedan imaginar, a los Polivoces atracando la frontera con el Chiquilín, un bebé y un mudo, y cargar a cuestas toda la crudeza del cine nacional… no cualquiera Maestro!

10. Jorge Ibargüengoitia.- El escritor mexicano que nos embaucó con su crítica mordaz y sus obras llenas de un sarcasmo intestinal. Su Bajío personal, el Plan de Abajo, queda de manifiesto con un registro magistral en novelas como Estas ruinas que ves o Las muertas. Su ironía visceral, reflejo del intelectualoide de la crisis del nacionalismo mexicano y su severa crítica al típico estudiante intelectual y pendejo se aprecia fielmente en cuentos cortos como La ley de Herodes o La vela perpetúa. El avionazo que se lo llevó en Madrid a principios de los 80 nos privó de más mentadas de madre sutiles.

Los pasos de Ibargüengoitia

Los pasos de Ibargüengoitia

Say it!

Síganme los buenos!  

18 comentarios

Archivado bajo Cinefilia, Geek & Sick, General, semana temática