Archivo de la etiqueta: soy fan

Historias de un músico versátil…

Mi padre es músico versátil de profesión, aparte del chupe gratis y otras ventajas (como el no tener “realmente” que trabajar) me ha tocado escuchar de su labios algunas anécdotas más cagadas e inverosímiles que canción de Ricardo Arjona.


En una ocasión, cuando tocaba con un grupo, les tocó participar en una coronación de la reina de belleza del pueblo donde los contrataron. Como buenos mexicanos, los organizadores improvisaron un templete sobre tambos y algunas tablas más viejas y feas que líder de la CTM (cualquiera que haya pasado últimamente por ahí). Entonces, ya para la ceremonia de coronación, se subieron al templete, el presidente municipal, el comité organizador, la reina, esposas, el perro, el perico y demás nacos que tenían ganas de colarse a la foto, añádanle a los 5 o 6 integrantes del grupo más sus correspondientes instrumentos. De pronto, un crujido se escuchó y el templete se quebró, dejando caer a todos como el poder adquisitivo de cualquier mexicano (pausa para que lloren por su situación económica). Después de la caída, los integrantes del grupo se aseguraron que tanto ellos como sus instrumentos estuvieran a salvo.

El encabronamiento después del superputazo fue general entre la banda y mandaron a rechingar a su madre a toda la bola de culeros que querían que después del putazo que se llevaron, todavía cumplieran con el contrato, a lo que mi padre, ya enchilado respondió con un rotundo no y emprendió la graciosa huida junto con su banda cuales Duques de Hazzard huyendo del alguacil.

En otra ocasión, mi progenitor fue contratado para tocar en un bautizo en un pueblo cercano. Para firmar el contrato, acudieron los padrinos del miate al que le iban a extraer el chamuco (sic), por lo que obviamente, mi padre no conocía hasta ese momento a los padres de la víctima criatura a bautizar. Mi padre tiene la costumbre de antes de empezar a tocar, pedir a algún padrino o invitado el nombre del festejado, para este caso, también el de los padres del bautizado y de este modo mandar las respectivas felicitaciones, saludos y cebollazos a todos aquellos, que tienen a bien patrocinarle en ese día la comida a la bola de gorrones que se dicen llamar invitados. Cuando le dan el nombre del padre del chamaco, por curiosa casualidad coincidía con el de uno de sus concuños. Mi papá, un tanto extrañado, no hizo mayor caso al asunto hasta que llegó la hora de recibir al festejado y su familia. Por delante aparecieron la madre y el hijo, y por detrás, acompañado por un chingo de trajeados y ataviado con gafas oscuras cual político en campaña… el concuño de mi padre (o sea, mi tío político), quien obviamente como se dice vulgarmente “se había aventado un volado” con una señora que obviamente no era mi tía.

Mi tío cuando vio a mi papá se puso más pálido que Edward Cullen, no sabía si meterse en un hoyo, cagarse para arriba o dar la cara como todo “macho que se respeta” e ir a saludar. Mi padre como todo buen profesional, ni chistó y se hizo menso con los respectivos saludos, para no meterse en camisa de once varas.

Al final fue mi tío el que se acercó  con una botella de tequila y dos vasos para invitarle a mi papá y pues hablaron la situación, de todos modos, incómoda.

Estás son sólo algunas muestras de lo cagado que puede resultar el día a día para un músico versátil. El tener que enfrentarte con el clima, los terrenos abruptos, nacos borrachos, templetes mal armados o “voladitos” de tu familia política; son cosas con las que tienes que lidiar, pero aún así es genial, se los digo por experiencia propia.

 

Post by: Anónimo….por el momento.

7 comentarios

Archivado bajo Comunidad

Reseña: Pixie en los Suburbios, redux

Una ocasión, en la primera mitad de los años 90, me hicieron el regalo bienintencionado de un paquete que traía dos de los más famosos best-sellers de la literatura moderna en México, y ambos del mismo autor. Uno era Juventud en Éxtasis, y el otro La Fuerza de Sheccid, y los que  sepan un poco de la reputación de este par de absolutos desperdicios se imaginarán que leerlos más por obligación que por elección no fue uno de los momentos más añorados de mi primera adolescencia.  Al contrario, sentí que estaba leyendo a uno de esos adictos a los librejos de autoayuda, un loser con un poco de visión pero más bien suerte que talento (como hubiera querido ser el padre de Olive, en Little Miss Sunshine), alguien que pegó con una forma rebuscada de dar su Lista de los 20 Consejos Obvios para No Morir de Gonorrea, vía el conveniente relato de unos adolescentes irreales y gustosos de aprender.

Ni se te ocurra. De verdad.

 

Claro, la odié como sólo puede hacerlo alguien al que están regañando sutilmente a través de uno de sus gustos, y por algo que todavía ni estaba haciendo. Era, creo, el regalo que más de una generación de padres estaba esperando para darle a sus hijos algo qué leer y no tener que hablar de sexo con ellos. ¿Alguna duda? Lee el libro, hijo/a, ahí te dicen cómo opera el asunto y a qué temerle, con muchas referencias a la Biblia. La chafa novelización era el pretexto para meterle a uno prejuicios y miedos a la vez que porras y consejos conservadores, de familias perfectas, de gente ingenua. Y así escribió varios más, pero ya no me los quise chutar. ¿Saben lo que más me molestó y no me dejaba en paz?  Los nombres y apellidos imposibles, totalmente fuera de lo común, de sonido “místico” y muy, muy mamertos en mi opinión. Y decidí que cualquier otro escritor mexicano que me viniera con esas nomenclaturas pretenciosas, no me haría considerar el pasar de leer la contraportada.

 

El Máster Chíf en persona.

 

Hasta que por un feliz accidente llegué a TdQ, y con ese acceso conocí los envolventes escritos de un tipo cuyo nombre se me antojaba de novela de Carlos Cuauhtémoc Sánchez (el escritor formulaico que irónicamente me hizo odiar siendo ateo los nombres fuera del santoral). El mismísimo Ruy Xoconostle Waye. De principio no lo identifiqué como el jefe de los otros editores y escritores del sitio, ya que no me esperaba que en los podcasts un subalterno pudiera con toda naturalidad decirle idiota, güey y pendejo a su jefe, como si en verdad fuera su cuate.  Ya después vi que una cosa no estaba peleada con la otra, aunque yo nunca he tenido un jefe así.

Nada qué ver.

 

Supe, con el tiempo en TdQ, que tenía publicados dos libros relacionados entre sí, y que estaba en proceso de completar el tercero. No sé si en algún momento llegaron a Aguascalientes, pero no los conseguí en el 2007 y 2008 que me di mis vueltas por las librerías más conocidas. En algún momento del año pasado un buen samaritano se ofreció a conseguirlos y mandármelos como obsequio a mi casa, y no me la podía creer. Al fin leería los libros que surgieron de ese autor bien nutrido de pop culture, de largos pero fluidos y entretenidos artículos. Una persona que no tengo el gusto de conocer en trato directo, pero que no me podría caer mejor.

 

 

Rompí sin clemencia ni objeciones mi regla de los nombres absurdos de objetos y sujetos. Me valió y abracé sin más una realidad donde vive un Cuki Pirulazao. Un Clavius. Una Pixie. Una Midyet. Un Mod, un Danilo, un Putrefoy. Las ptitsas, los vecos, el fido, los cancros, la gulivera. Ignoro en su mayoría cuál haya sido el proceso para bautizarlos, pero ya los tengo anclados a cada personaje de modo que otro nombre nomás no les quedaría. Y contribuye al extraño surrealismo de ese mundo con robots sirvientes, con el fatídico atacante mitológico y la princesa con un empleo nimio. Hasta tiene un razonamiento casi verosímil de por qué los 27 años es la edad perfecta de nuestras vidas. “Gran comienzo para mí.”, pensé: “Al carajo las reglas, me vale madre, a leer lo que viene, que viene bien y bien lo vale.”

 

 

Hace unos días, subió a la red su Pixie en los Suburbios, edición redux, de modo gratuito. Poco después, los extras del libro. Y a partir de este viernes 30 de abril va a subir La Vida sin Pixie, segunda obra ubicada en el mismo universo y muchos de los mismos personajes que la primera. Sería imperdonable dejar pasar esta oportunidad, se los digo con toda la seriedad que no me caracteriza.

Ya terminé el redux, y está más allá de lo que esperaba. Conecta a muchos de mis referentes (de American Psycho a Halo, a Dune, el Nadsat y Star Wars) pero me enriquece generosamente con otros, quizá viejos – y por lo tanto nuevos para mí- que en ningún momento siento inadecuados ni superfluos para entender el despedorre que truena en la cabeza de Cuki Pirulazao.

 

 

Frenético en los momentos decisivos de su vida personal, inmerso en el marasmo a la hora de las decisiones laborales, este buen huevonazo con suerte tragicómica se las arregla para meter la pata cada vez que la vida le pide algo de huevos para tomar lo que realmente quiere y opinar lo que realmente piensa. Inevitable, acaba pagando el precio conformista de quedarse con lo que irónicamente merece por cobarde y desprecia por irresponsable. Lo peor es que está plenamente consciente de todo, y se permite llegar al borde de lo soportable mientras corta delgadas rebanadas de aceptación y esperanza al contacto fugaz con Pixie Halliburton, su Pixie, su Pixie Pixel.

Ya no tengo 27 años. Casi nadie que lea esto me conoció a esa edad, pero lo que sí me conocieron sabrán que mis aspiraciones no llegaban al grado de idealismo romántico ni al abismal desprecio sardónico de que es capaz Cuki cuando expresa lo que trae embotellado a presión (social, laboral, marital), pero está bien. El tipo es un personaje ficticio, le es permitdo y hasta requerido tener esos vuelos dramáticos. Lo que no me impide saber cómo debió sentirse, cómo se dio cuenta de tantas irrealidades, y dónde encontró su inmerecida recompensa, siempre, como yo y como casi todos, improvisando y tomando al fin riesgos mal calculados.

 

Un día en la vida.

 

Al leerlo, soy él. Soy identificable pero nunca idéntico. Soy Cuki Pirulazao en porcentajes variables. Soy lo contrario de los personajes de C. C. Sánchez, por Zeus. Soy un personaje de Kevin Smith viviendo por error un script para George Clooney. Soy un súper-saiyajin al revés. Soy fan, desbloqueando tardíamente un logro bien pensado por un escritor admirado, alimentando el poderoso vicio, el placer de leer.

17 comentarios

Archivado bajo Comunidad, Geek & Sick, General, Literatura, off topic

E de K – Besando el Culo de Karmatrón

Varios de nosotros conocemos (o deberíamos conocer) un texto muy ingenioso y clarificador, llamado “Kissing Hank’s Ass”. Es una bonita metáfora escéptica, sin otra misión que la de entretener y divertir. Y me gusta usarla de vez en cuando, aunque generalmente tengo que buscar una traducción al español y corregir los puntos donde el traductor se atoró, malinterpretó o de plano puso regionalismos o formas verbales ibéricas o sudamericanas.

 

(Al hacer eso, y como aplica perfectamente a toda persona que se diga una vaca sagrada, vi que era divertido editar también los nombres de los implicados, dependiendo de qué figura (mítica o pública, religiosa o política, real o hipotética) quisiera parodiar. Y pueden hacerlo igualmente, digamos con gente vendiendo al Peje como el mesías que México merece, con vegetarianos promoviendo más virtudes de las que realmente tiene su forma de alimentación, con marvelitas tratando de evangelizar otakus, lo que gusten.)

Esta vez, y viendo cómo en la escena nacional de uno de mis medios favoritos, el comic, hay desde hace años tal vaca sagrada en la persona de Óscar González Loyo (creador de Karmatrón y los Transformables), vi como una tarea bastante divertida el adaptar el texto a sus locuras, condenaciones y necedades. Si alguien se atreve a escuchar el podcast más egocéntrico, inútil y plagado de prejuicios y mentiras al estilo de la cienciología, de parte de un fósil resentido y atascado en el retro, les paso un link. Pero lo desrecomiendo a menos que quieran burlarse más todavía de la diarrea mental de OGL. Igual y un día hago un post solamente sobre su ridiculez.

Por ahora, los dejo con esto, porque nada ni nadie debe ser sagrado:

———————————————————— 

Esta mañana llegó a mi puerta una pareja bien vestida y bien peinada. La mujer habló primero:

Kunda: Hola, yo soy Kunda y este es Kalari.

Kalari: Hola, estamos aquí para invitarte a besarle el culo a Karmatrón con nosotros.

Yo: ¿Cómo? ¿De qué estás hablando? ¿Quién es Karmatrón? ¿Y por qué tendría que besar su culo?

Kalari: Si tú besas el culo de Karmatrón, te dará un millón de dólares; y si no lo haces, te cubre de mierda.

Yo: ¿Qué…? ¿Es que es alguna clase de pervertido depravado?

Kalari: Karmatrón es un multibillionario filántropo. Karmatrón construyó el comic mexicano moderno. Karmatrón posee la Mente Silenciosa. El puede hacer lo que quiera, y lo que quiere hacer es darte un millón de dólares, pero no puede si tú no le besas el culo.

Yo: Eso no parece tener mucho sentido. ¿Por qué…?

Kunda: ¿Quien eres tú para cuestionar los deseos de Karmatrón? ¿Es que no quieres el millón de dólares? ¿Es pedir demasiado un pequeño beso en el culo?

Yo: Bueno, quizás si es dinero legal, pero…

Kalari: Entonces vamos a besar el culo de Karmatrón.

Yo: ¿Besan ustedes el culo de Karmatrón frecuentemente?

Kunda: Oh, sí, continuamente.

Yo: ¿Y les ha dado el millón de dólares?

Kalari: Bueno, aún no. No se puede recibir el dinero hasta que no te marchas a la Cuarta Dimensión.

Yo: Entonces, ¿por qué no se marchan a la Cuarta Dimensión y reciben el millón de dólares?

Kunda: No puedes dejar esta dimensión hasta que Karmatrón te lo diga, o de lo contrario no recibes el dinero y él te cubre de mierda.

Yo: ¿Conocen a alguien que haya besado el culo de Karmatrón, que se haya elevado a la Cuarta Dimensión y que después haya regresado con el dinero?

Kalari: Mi madre le besó el culo a Karmatrón durante años. Ella se marchó el año pasado, y estoy seguro de que tiene el dinero.

Yo: ¿Has hablado con ella desde entonces?

Kalari: Por supuesto que no, Karmatrón no lo permite.

Yo: Entonces, ¿cómo sabes que tiene el dinero si no has hablado con nadie que lo haya recibido?

Kunda: Bueno, antes de que suceda, él te dará una pequeña demostración. Tal vez conozcas a tu alma gemela, tal vez ganes un pequeño premio en la lotería, tal vez encuentres un billete de cien dólares en la calle.

Yo: ¿Y qué tiene eso que ver con Karmatrón?

Kalari: Karmatrón tiene ciertas “conexiones” con los Maestros de la Cuarta Dimensión.

Yo: Lo siento, pero esto suena como una estafa mafiosa.

Kalari: Pero es un millón de dólares, ¿puedes realmente arriesgarte a perderlos? Y recuerda, si no le besas el culo, te cubre de mierda.

Yo: Tal vez si pudiera verlo, discutir con él, tener detalles sobre él…

Kunda: Nadie ve a Karmatrón, nadie habla con él.

Yo: Entonces, ¿cómo le besan el culo?

Kalari: En ocasiones únicamente le mandamos un beso al aire y pensamos en su culo. La mayoría de las veces besamos el culo de Óscar y él se lo transmite.

Yo: ¿Óscar? ¿Quién es Óscar?

Kunda: Un amigo nuestro. Un Maestro. Mesías del comic mexicano y revolucionador futuro del medio. Monerus Maximus. Es quien nos ha hablado sobre besar el culo de Karmatrón. Todo lo que tienes que hacer a cambio es comprarle sus dibujitos de vez en cuando. O como nosotros: irte a vivir con él, renunciando a familia, carrera, amigos y pareja mientras dure el tutelaje en su Estudio.

Yo: ¿Y ustedes se han creído sus palabras cuando ha dicho que existe un Karmatrón, que Karmatrón quiere que le beses el culo y que te recompensará?

Kalari: ¡Oh, claro que no! Óscar tiene una carta de Karmatrón de hace mucho tiempo, sacado de la Memoria Histriónica, donde lo explica todo. Aquí tienes una copia para ti, míralo por ti mismo:

– Desde el restirador de Óscar en Kaboom! Estudio:

1. Besa el kulo de Karmatrón y el te dará un millón de dólares kuando te vayas a la Kuarta Dimensión.

2. Bebe alkohol kon moderación.

3. Kubre de KK a akellos ke no les guste lo ke dibujas.

4. Kome bien.

5. Karmatrón diktó esta karta él mismo.

6. La luna está hecha de keso verde.

7. Todo lo ke dice Karmatrón es cierto.

8. Lávate las manos después de ir al baño.

9. No bebas alkohol.

10. Kome tus salchichas en bollos, pero sin kondimentos.

 

Yo: Esto está escrito en papel con el membrete de Óscar.

Kunda: Es que Karmatrón no tiene papel.

Yo: Tengo la impresión que si lo comparamos encontraremos que esta es la letra y la firma de Óscar.

Kalari: Por supuesto, pero Karmatrón lo dictó.

Yo: Pensé que dijiste que nadie podía ver a Karmatrón.

Kunda: No ahora, pero hace tiempo hubo algunos maestros con exzperiencia.

Yo: Pensé que dijiste que era un filántropo. ¿Que tipo de filántropo cubre de mierda a la gente solo porque tengan gustos diferentes?

Kunda: Eso es lo que Karmatrón quiere, y Karmatrón siempre está en lo cierto.

Yo: ¿De dónde sacas eso?

Kunda: El punto 7 dice que: “Todo lo ke dice Karmatrón es cierto” ¡Esto es suficiente para mi!

Yo: ¿Por qué abusa tanto de la K? Quizás tu amigo Óscar inventó las normas él mismo.

Kalari: ¡Imposible! El punto 5 dice: “Karmatrón diktó esta karta el mismo”. Al mismo tiempo, el punto 2 dice “Bebe alkohol con moderación”, el punto 4 dice “Kome bien” y el punto 8 dice “Lávate las manos después de ir al baño”. Todo el mundo sabe que esto es correcto, y por lo tanto todo lo demás debe ser correcto también.

Yo: Pero el punto 9 dice “No bebas alkohol”, lo cual entra en conflicto con el punto 2, y el 6 dice “La luna está hecha de keso verde”, lo cual no es cierto.

Kalari: No existe contradicción entre los puntos 2 y 9, el segundo simplemente clarifica el primero. Y por lo que respecta al 6, tú nunca has estado en la Luna, ni has vivido en el medio y del medio del comic, por lo que no puedes hablar con seguridad y exzperiencia.

Yo: Los científicos tienen claramente establecido que la Luna esta hecha de roca…

Kunda: Pero ellos no saben si la roca viene de la Tierra, o del espacio exterior, por lo que puede ser fácilmente queso verde de la Cuarta Dimensión.

Yo: Realmente no soy un experto, pero pienso que la teoría científica de que la Luna fue “capturada” por la gravedad de la Tierra ha sido descartada. Por otra parte, no saber de dónde viene la roca no la convierte en queso.

Kalari: ¡Ajá! Acabas de admitir que los científicos cometen errores ¡pero nosotros sabemos que lo que dice Karmatrón es cierto!

Yo: ¿Lo sabemos?

Kunda: Por supuesto, el punto 5 lo dice.

Yo: Estás diciendo que Karmatrón siempre está en lo cierto porque la lista lo dice, que la lista es cierta por que Karmatrón la ha dictado, y sabemos que Karmatrón la ha dictado por que la lista lo dice… Esta lógica circular no se diferencia en nada de decir “Karmatrón tiene razón porque así lo dice Karmatrón”.

Kalari: ¡Al fin lo estás comprendiendo! Es reconfortante ver que alguien se está haciendo a la forma de pensar de Karmatrón.

Yo: Pero yo nunca dije… ah, olvídalo. ¿Qué onda con las salchichas?

(Kunda se sonroja)

Kalari: Las salchichas en bollos, sin condimentos. Esta es la forma de Karmatrón. Cualquier otra forma es incorrecta, no es natural y degrada a la sociedad.

Yo: ¿Qué ocurre si no tengo un bollo disponible y quiero disfrutar mi salchicha?

Kalari: Si no hay bollo, no te tocas la salchicha. Una salchicha sin bollo es abominable.

Yo: ¿Sin mayonesa? ¿Sin mostaza?

Kunda (asombrada): ¡Pareces irremediablemente condenado!

Kalari (gritando): ¡No hay ninguna necesidad de decir esas groserías! ¡Cualquier tipo de condimentos están prohibidos!

Yo: Entonces, de una enorme olla de catsup con muchas salchichas sumergidas en ella ni hablamos ¿no?

Kunda (se pone los dedos en los oídos): ¡No te estoy oyendo, nana nana nana…! ¡Ooommmmmmmm…!

Kalari (con cara de asco): ¡Eso es repugnante! No sé qué clase de demonio hijo de Asura comería eso…

Yo: ¡Óscar! Él come eso todo el tiempo.

(Kunda se desmaya)

Kalari (jalando a Kunda): Bueno, si yo hubiera sabido que eras un Enemigo de Karmatrón no habría perdido mi tiempo. Cuando Karmatrón te cubra de mierda, yo estaré allí, contando mi dinero y burlándome. Yo besaré el culo de Óscar de tu parte. ¡Tú, maldito comedor de salchichas sin bollo y devorador hereje de catsup!

(Al decir esto, Kalari arrastró a Kunda al coche que los esperaba y arrancó a toda velocidad.)

41 comentarios

Archivado bajo Biografías, Geek & Sick, General, Literatura, off topic

Repost: Quiero una Novia Pechugona

Antecedentes:  Como lo predije en mi post anterior, esta vez vuelvo a postear uno de mis textos anteriores.  Originalmente posteado en Toque de Queda, revela el origen de una de las frases más recurrentes que yo ponía cuando la situación así lo merecía. Disfruten, recuerden, y vuelvan a vivir esta sonada y verídica anécdota.
 
 
Esta historia real pocos aquí la conocen, pero creo que muchos la deberían conocer. Era 2007, y estaba en pleno auge la Feria de San Marcos.  Cierto amigo mío, a quien llamaremos “Lolo”, estaba dispuesto a encontrar novia entre las edecanes del evento, así que se fue de un extremo a otro de la Expo Plaza preguntando en todos y cada uno de los stands y a todas las chicas si tenían novio. A todas. Pues, por extraño que parezca, todas esas chicas guapas y bien formadas habían logrado atraer a alguien que fuera su novio, así que mi cuate se fue con las manos vacías. Casi.
Coincidió que entre las edecanes encontró a una chava que fue su novia menos de dos semanas en el 2003, y ella quedó en hablarle. Así lo hizo, emocionando sobremanera a Lolo, pero de inmediato le aclaró que el motivo de la llamada era para pedirle que saliera con una amiga de ella que acababa de cortar con el novio. Se puso medio emo de saber que la chava lo estaba echando a consolarse con una amiga, pero decidió ir a la cita a ciegas. Al fin que igual y la chica estaba mejor que su ex, la edecán.
 
 
La chica resultó bastante simpática y dispuesta a sacarse un clavo con otro clavo, y de inmediato se llevó bien con Lolo. A la chava la llamaremos Juanita, por decir algo. Siguieron saliendo en plan de amigos unas pocas semanas, y pronto Lolo me la presentó. Me cayó muy bien, tanto que le recomenndé a Lolo que no siguiera la costumbre de meter la pata olímpicamente al sabotear la relación con su obsesión por su noviazgo de 11 años y casi matrimonio que habìa definido su vida adulta. Sí, dije 11 años. Duró todo eso aferrado a la misma mujer en una de las relaciones más destructivas, aberrantes y humillantes que haya visto yo.
 
Cuando ya llevaban como cinco semanas saliendo, le dije que se le lanzara a la chica para hacerla su novia, o la iba a perder por aburrimiento, ya que yo sí notaba lo que él no: que a la chava ya le urgía establecer una relación. Así que decidió lanzarse al ruedo.
¿Cómo lucía Juanita? A decir verdad no era realmente bonita del rostro, pues aunque era agradable a la vista y hacía buen uso del maquillaje, no era muy especial. Medía 1.52, apenas más que metro y medio, piel morena clara, con cabello oscuro y largo. Y, como me recalcó Lolo, se veía que tenía buenas bubis debajo de su ropa, casi siempre consistente en una falda corta y pegada, y algún saco corto, o algo que acentuara la voluminosidad de sus senos.
Emocionada, aceptó volverse la novia de Lolo. Y mi amigo, siendo un animal de impulsos muy primarios, desde los primeros días le dejó claro que ya le urgía tener sexo, porque ésa era su expresión máxima de amor, y quería demostrársela a ella. Pero ya. Para ayer.
 
La chica se hizo del rogar un par de semanas, y mi cuate acababa más caliente que aliviado con los fajes leves que Juanita le permitía. Para la tercera semana, Lolo me dijo que ya era un hecho que el sábado iban a ponerle. Finalmente, porque ya tenía que calarse con otra mujer que no fuera su ex y esa chica se le antojaba bastante. Ya casi sentía esas bubis prodigiosas en sus manos.
Llegando el sábado, de acuerdo a lo que me contó, aprovecharon que la casa de él estaría sola y se lanzaron a darle desahogo a sus calenturas. De inmediato mi amigo se quedó en calzones, y casi sin pre-calentar el caldo se puso a desvestir a Juanita. Zapatos, medias, chiqui-falda. Y Lolo, en el éxtasis, viviendo la escena que casi un mes había estado armando en sus desvelos porno.
 
Le quitó el saco. Fuera también el chaleco, fuera suéter, fuera faja, fuera camisa de manga lrga, fuera camisón. Ya la tenía enfrente, en ceñidos calzoncitos y abultado brassiere. La chica lo abrazó, con lo que él pudo pasar las manos a la espalda de ella y le zafó el seguro al brassiere. ¡Hora de las bubis!
La retiró un poco, para verla en su encuerado esplendor. Miró fijamente su cuerpo, luego profundamente miró sus ojos. Y de nuevo contempló su torso son la boca abierta. Respiró hondo para mirarla a los ojos, casi sin pestañear. Torso. Ojos. Torso. Ojos casi llorosos. Las manos de él se lanzaron a los hombros de ella, sosteníéndola a la tenue luz, mientras ella, en esa pausa, preguntó:
 
– ¿Qué pasa, amor? ¿Por qué te detienes? Dime algo.
 
Lolo no articulaba palabra alguna. Aún con las manos en los hombros de Juanita, incrédulo y suplicante, ansioso de carnalidad como sólo un hombre puede estarlo, logró dejar salir la urgente inquietud que le roía el alma en ese instante en una sola frase como ninguna otra:

– ¡¿Y LAS CHICHIS…?!

Como para mandarla enmarcar en mármol con letras de oro. Juanita, se zafó de él, se tapó con lo que pudo, le acomodó un cachetadón sonoro como aplauso de gorila, y recogió el bra más relleno de rellenos falsos imaginable. Se vistió para irse a su casa.
 
Mi buen amigo la llevó, no sin antes decirle que: “¡El ofendido debería ser yo, no tú! ¿Cómo crees que me siento de saber que me engañaste, que te aprovechaste de que me gustan las tetas para hacerme tu novio? No mames, me mentiste con tu cuerpo, ¡y eso no se le hace a un hombre! Eso se llama fraude, chingada madre, ofrecer algo y no cumplir, ¿sí entiendes que hiciste mal?…”
Tits, or Get The Fuck Out!
Obviamente, la chava llegó a su límite y lo mandó de vuelta a satisfacer sus fantasías a base de faenas manuales.

32 comentarios

Archivado bajo Biografías, General, off topic

Próximamente: Blast form the Past!

Hace cerca de un año que estamos en el .org de Nippix. No es poca cosa, nada más lamento que los buenos oficios, manejos e intenciones de nuestro cuate Salvatore Tikouse nos hayan causado una crisis en la continuidad de este universo nippixero.  Con motivo de eso, y antes de que desaparezcan, voy a re-postear algunos de mis anteriores textos. Habrá quien ya los conozca, habrá quien los lea por vez primera, pero yo siempre he sido fan de revivir buenos temas.
Un saludo, nos vemos en el futuro cercano. Pero parecerá que fue ayer…

9 comentarios

Archivado bajo Aviso Parroquial, Comunidad, Geek & Sick, General, off topic

Kick-Ass: conjeturas de comic Vs. film

En un lugar de Manhattan, de cuyo nombre no quiero acordarme…
Kick-Ass es un comic que trata de un geek flaco e imprudente que un día, de tanto leer comics, se le ocurre que va a salir a combatir el crimen, así sin más motivo ni reflexión ni causa más que porque es un friki idealista. Desde luego, sale herido y casi muerto la primera vez que se enfrenta a una pandilla, pero luego de una recuperación en el hospital regresa con más ganas (de recibir golpes). Para cuando finalmente salva a alguien de unos delincuentes, alguien lo filma y se vuelve un fenómeno del YouTube, iniciando una revolución mediática y fetichista. Es el primero de muchos que empiezan a combatir el crimen disfrazados de superhéroes, y en el camino conoce a Hit-Girl, Big Daddy y Red Mist, otras personas que por motivos y con objetivos muy distintos se disfrazan para salir a las calles llenas de criminales. Y ahora van a sacar una película del comic, de lo cual no sé qué pensar.
No digo que vaya a ir a ver Kick-Ass con la mejor de las expectativas, porque acabo de leer la semana pasada el Kick-Ass #8, que cierra el primer volumen de la historia, y sé que hay cosas que no pondrían en pantalla de los primeros números, y que es altamente probable que le cambien la mitad de la historia porque escribieron el guión y filmaron cuando el cómic no había terminado el segundo acto.
Así que igual y sucede lo que con Wanted (otro hiperviolento comic de Millar), al que le dieron en la madre sin gracia ni fuerza ni apego al original. Se parece más Bichos a Los 7 Samurái que Wanted la película a su fuente original. Y ya saben cómo odié la manera en que Wanted The Movie le faltó al respeto al genial guión del comic.
¡Pero…! En este momento me digo que es una historia de Mark Millar, y que este buen hombre ya está sufriendo el síndrome de Jeph Loeb. En efecto, si comparamos Wanted, Wolverine: Old Man Logan, y Kick-Ass, los paralelismos son evidentes y predecibles, el desarrollo ya sigue una fórmula y las exigencias de suspensión de la incredulidad muy similares, forzadas por incongruencias fundamentales del propio guión. Y, como Loeb, se está preocupando más por meterse al sistema holywoodense y vender sus historias (extremadamente derivativas de los cichés del género) para adaptarlas a otros medios que por cuidar que sean fieles al comic y al fan. De pronto, que a Kick-Ass la alteren puede no ser una mala idea necesariamente. Aunque les urgía sacar otra película de comic más que saber si iba a ser excelente el producto terminado del comic original.
 
 
Todos los 3 ejemplos que menciono de Millar (Wanted, Wolverine: Old Man Logan, y Kick- Ass) inician con un triste loser despreciable y sin autoestima del que medio mundo abusa y que al final acaba partiendo caras con el exceso de furia impetuosa y maldita que acumuló por años. Y como que están conectadas en cierto modo. Wanted plantea la idea de un mundo como el nuestro pero en el que los supervillanos tomaron el poder. Old Man Logan continúa esa premisa del imperio de la villanía, pero en un mundo como el de Marvel cruzado con el Viejo Oeste (de hecho, es el Unforgiven de Wolverine como Clint Eastwood), y la totalmente quijotesca Kick-Ass tiene la misma plantilla narrativa en un mundo como el nuestro, pero sin superpoderes (donde los mafiosos son los villanos).
 
 
En todas va subiendo niveles del organigrama, como en un video juego, pasando de villanos menores a mayores hasta una santa masacre sangrienta al final, siempre reflexionando sobre la naturaleza de la figura paterna como héroe fallido o del héroe como figura paterna fallida, ambos casos en hombres llenos de defectos mentales, moral hipócrita y humanidad amarga. Como casi siempre, hay que ver la película, pero es mejor leer el original, así sea reconociblemente Millaresco para este punto.
 
 
Cuando finalmente la vea, haré la reseña correspondiente. Pero el comic es recomendable mientras tanto.

21 comentarios

Archivado bajo Cinefilia, Geek & Sick, General, Literatura, Música Y Video, off topic

Pinches Reyes Magos Vendedores de huLe!

Como Buen niño hice mi carta… Todo el año he sido bueno...

Queridos Reyes Magos:

Este año he sido buen niño, No mate a ninguna arañita que vi en mi cuarto, al contrario, las saque al patio mientras llovia para que pudieran darse un baño ya que mi cuarto esta lleno de polvo y me imagino les hice el dia con un Gran baño…Si, ya se que consumi mucho de ESA MOSTAZA, pero, me preocupo por el medio hambiente y por eso trato de mantener todo verde, hasta creci un arbolito de ESA MOSTAZA en mi cuarto para que vean como ayudo en la ecologia.

Uds Saben que es el primer año que les pido algo, asi que, son mas puntos a mi favor debido a que nunca les he hecho gastar y no los haré gastar tampoco, por eso, mi lista es super sencilla,Solo pido 3 cositas:

1–> Una chica que sea chaparrita…

De preferencia que le guste el helado ya que a mi me gusta de a Madres…perdon… me gusta mucho el Helado.. chaparrita de buenas medidas porfa y que me diga Señor Tama… eso me prenderia.


2–> Otra chica…

Sigue leyendo

12 comentarios

Archivado bajo General

Avatar, pero la versión gringa

Lo primero que me viene a la mente al escuchar  que alguien menciona a James Cameron, es el Schwarzenegger Terminator que aparece volándole medio litro de metal líquido al T-1000 a escopetazo limpio. Titanic es también algo que me refiere mucho a este director, pero para nada me impresionó tanto como T2. Bueno, tal vez porque Titanic no era secuela de una película que me gustó tanto cuando niño ni tenía videojuego de FPS en las maquinitas.
 
No vi Piraña 2, la idea misma de peces voladores con dientes de sierra industrial se me hizo absurda cuando tenía 10 años, con más razón la voy a evitar ahora. Pero Terminator 2 y Titanic son innegablemente películas que definieron mucho en mis gustos por las películas de tecnología innovadora y no necesariamente final feliz. Ojalá Cameron hubiera invertido unos 25 millones en un comando de mercenarios indetectables y muy profesionales para desaparecer a Linda Hamilton antes de que se divorciara de él y se llevara gran parte de sus millones (Tiger Woods bien podría recurrir a la misma estrategia, bien vale 25 millones que su esposa se “accidente” antes de que lo desplume hasta el último centavo). O para empezar no debieron casarse si sabían que la fidelidad no estaba entre sus metas en la vida.
 
 
En estas fechas, además del resto de las películas que espero cada año y no llegaron en verano, me toca tratar gente de lo más curioso. Recordarán cómo me fue el año pasado en una posada, por mencionar un caso.  El sábado pasado fui a otra posada, donde un tipo bonachón y sabihondo de 46 años (que decía haber visto de todo y tener criterio por su edad, y probablemente tiene apantallada a su señora con puras sandeces) me decía que quiere ver Avatar, pero la versión gringa. No le importa que se despegue tanto del comic original (WTF!?), y que no salga el niño pelón que maneja el viento (¿eh?), al fin que con Dragon Ball Evolution ya le quedó claro que los gringos no tienen respeto por las bases orientales de las historias. Madre de Dios.
 
 
Y ese fue el principio de decenas de declaraciones ridículas que lanzaba como sesudas opiniones de experto. Por ejemplo, que le gustó Constantine, pero que en el comic seguro es un macho 100%, no como Keanu (cuando sabemos que a John Constantie sí le da por batear para ambos lados). O que M. Night Shyamalan es una  eminencia por La Aldea y La Dama en el Agua (háganme el maldito favor, y eso que no son las peores). Y que El Anticristo que tiene sus documentales en YouTube es un español (no un simulador de voz sintetizada que lee en sonido el texto que le pongas). Además, ha visto montones de trailers de películas que no existen más que como obra de los fans (como la de los ThunderCats, de la que su señora dijo que cree que Lion-O es Brad Pitt) y que ya las está esperando este año que viene. Lo peor vino cuando quiso hablar de Evangelion, y no tenía una idea del trasfondo, su cosmogonía y sus nuevas versiones. Ni modo.
  
Él y su esposa nos invitaron a ver Avatar (de Cameron, claro) en estos días, pero me queda claro que no podré gozarla con este buen hombre que ni sabía el origen de la palabra avatar, ni el nombre de los actores de varias de sus películas favoritas, ni ha leído Sherlock Holmes (por decir una de las películas que quiere ver) ni nada que lo pueda calificar para juzgar un film basado en historias de otro medio. Y que al final de la película ni le va a entender y va a salir con justo el mensaje contrario al del autor. Que vaya y la disfute mucho en español, además, porque me dice que le gusta verlas mejor con doblaje.
O_o!!

20 comentarios

Archivado bajo Cinefilia, Geek & Sick, General, off topic, TV Series

6 Meses y Contando

Por los medios y caminos más insospechados es que llegué a estar con esta niña excepcional. La conocí en un lugar lleno de frikis como nosotros, de hecho en una convención de tales seres peculiares. Por entonces y en parte como una extensión de mi hobby (o por compromiso con los amigos), estaba ayudando a vender los comics hechos por el grupo a la algo indecisa horda de fans que se reunió en una convención. Verla llegar, entrar en buena plática y sentirme absorbido por su simpatía fueron una misma cosa, que extendimos por bastantes minutos en los que sentí que tenía que volver a verla. De ahí que le pedí su correo por si quería seguir platicando de cualquier cosa después. Se llama Viridiana, pero todos le decimos Viri.
 
DSC01853
 
DSC02104
Así sucedió, sus pláticas fueron siempre interesantes y bienintacionadas, y hace un año volví a verla por algunos minutos tras una obra del grupo teatral que era otra de sus grandes aficiones. Le pasé un disco con cosas selectas para ver, leer y escuchar, como un agradecimiento y, honestamente, para mostrar mi interés en volvernos a ver. Por entonces yo tenía en la cabeza muchas cosas que ordenar y cambios que realizar, pero para cuando se asentó el polvo de esa muy necesaria revolución interna, las cosas se dieron para volver a vernos en otra convención. Reconectamos perfecto y la invité a salir formalmente.
 
DSC01873
DSC01569
 
Ahora, han de comprender un error honesto de mi parte. Por un lado, soy terriblemente malo para calcular a la vista la edad de las personas a menos que sea muy evidente. Digamos que mi margen de error puede ser de alrededor de 5 o 6 años por arriba o por debajo de la edad real de una persona. Así que en verdad pensé que Viri tenía unos 22 o 23 años. Afortunadamente, ella también me calculó mal, y para cuando ya estábamos saliendo con miras a algo más, pensó que yo tendría unos 24 o 26 años, no 31. De pronto no pensé que fuera tanto, hasta que me dijo que tenía 17. Oh, sí.
 
DSC02068
DSC02123
 
Seguimos saliendo, Viri cumplió los 18 y le dije bien claras mis intenciones por si quería no continuar, pero nos estábamos llevando muy bien, como siempre. Justo antes de irme a la Legendaria Fiesta Nippixera, yo estaba seguro que todo saldría bien aunque tuviera que esperar un tiempo. Regresando salimos una vez más, nos dijimos las cosas bien y de frente, y el resto de la historia me pone en la posición feliz y orgullosa de compartir con ustedes que hoy cumplo 6 meses con ella. Todo un rácord, si tenemos en cuenta que nadie me había aguantado más de 4 meses (una chava incluso me duró media hora, jeje). Y no podría estar más feliz en esta relación armoniosa y fascinante a la vez como ninguna antes.
 
DSC01955
 
DSC01572
 
Así que felicítenme, o aconséjenla, o declárennos dementes a ambos. Las cosas seguirán bien hasta donde puedo ver el futuro, y es todo un honor hacerlos partícipes de mi buena fortuna. Y no olviden tomarse un trago a nuestra salud y felicidad. Les dejo un favorito de ambos, Ergo Proxy (luego les cuento, rivaliza con Evangelion). ¡Salud!

58 comentarios

Archivado bajo Biografías, Comunidad, Fotolog, General, Holidays, Socialité

Necesito Vacaciones

Era el mes de marzo de 2008 cuando tomé mis últimas vacaciones, de cerca de una semana, para visitar a una amiga muy cercana allá en el DF. Me la pasé genial, llegué a su cumpleaños justo a tiempo, saludé gente que tenía tiempo sin ver y compartí momentos que alegran el corazón, hasta que tuve que regresarme (y no viajar hasta la legendaria Fiesta Nipixxera en casa del Tama) a empezar a pagar el coche que ahora me da más servicio que molestias. De acuerdo a mi calendario, me tocarían vacaciones en cualquier momento de febrero de este año. Y mucha falta me hacían, ahora les cuento por qué.

 

vacation-shapes 

  

En el despacho donde trabajo, estábamos dos arquitectos en el área de diseño.  Y así había sido durante más de cinco años, hasta que hace un año mi cuate Lalo se cambió de trabajo y residencia y luego se casó, y yo me quedé a cubrir el trabajo que a partir de la crisis internacional había estado bajando visiblemente. Para febrero de este año, el negocio se estaba recuperando pero,  aunque ya me tocaban vacaciones, no podía descansar por ser la única persona en mi área. A fin de mes, tras algunos candidatos y entrevistas, contrataron a un arqui recién egresado, barato y con mucha cara de buena gente, por usar un eufemismo. Supongo que el plan era que se integrara aprendiendo rápido para aplicar las técnicas y teorías que hubiera aprendido en la carrera. Pero esto se traducía en que no podía tomar mis vacaciones hasta que el nuevo aprendiera lo suficiente como para cubrir mi lugar una semana al menos.

 

noob

 

De entrada, el tipo no me cayó bien ni mal. Era otra persona más en el despacho, le daría los lineamientos de diseño, los estándares de dibujo técnico que tenemos en AutoCAD, le resolvería las dudas y le daría tips de lo que yo había aprendido en este tiempo. Lástima que pronto halló la manera de ser desesperante y caerme mal.

Sucedió que el tipo, al que llamaremos Manuelito por decir algo, parecía haber salido de la carrera más por su actitud de buenaonda y mensoalegre, y seguramente por trabajos en equipo, que por méritos propios. Las primeras veces que le revisé un proyecto, lo hice con la mejor de las intenciones y aplicando los consejos que le harían más fácil el trabajo, hasta que lo oí justificando ante el jefe  un error de diseño bastante ilógico diciendo que yo le había dicho que así lo hiciera. Desde entonces no pude pensar bien de él.

 

4248

 

No es que necesitara motivos para pensar mal. El tipo había salido de la carrera a los 26 años, aunque se veía menor y mensón, y al parecer no tenía la menor bruta idea de cómo pensar en 3D, de cómo representar en dibujo técnico un objeto complejo, y mucho menos de cómo hacer que las diferentes vistas o cortes en cualquier eje tuvieran relación correcta entre sí. Verán, revisar los planos de Manuelito era un ejercicio para desarrollar la paciencia de un santo. Parecía trabajar rápido, pero tanto tecleo y clickeo se debían a que no sabía usar los atajos y comandos abreviados del programa, ni era muy fan de la precisión y exactitud que exige un plano arquitectónico.

 

autocad1

 

Ventanas de 1.81269 de ancho por 1.23651 de alto, puertas que abrían hacia donde estorbaban, fachadas que no correspondían con el plano, plantas altas que no encajaban sobre las plantas bajas, líneas redundantes superpuestas en el mismo plano, y ni la menor idea de cómo representar un corte. ¿Algo más? Sí, cuando le señalaba esos errores y le pedía que los corrigiera, conservaba ese hábito de querer justificar todo y excusar cada falla con algún atenuante o una evasiva. Parecían partes de proyectos distintos más que de uno solo. Y es algo que te enseñan desde el primer semestre. Pero me equivoqué en pensar que su retraso educativo se originaba ahí.

En efecto, sus errores surgían de mucho antes. Sin exagerar, opté por no dejarlo redactar ningún informe, ninguna solicitud y acabé por no querer siquiera que le pusiera palabras a los planos, porque su ortografía era pésima el mejor de los días. Cuando le dije que recámara llevaba acento, se atrevió a preguntarme dónde. En la “A”, le dije. Y tras corregir eso, procedió a imprimir planos en los que leías Recamará. ¡Plop!

 

2u9l6xw

 

Otra ocasión teníamos que presentar un documento donde declaráramos qué porcentaje de un terreno estábamos destinando a uso habitacional, cuánto a áreas verdes y así hasta cubrir unos 6 coeficientes oficiales. Le pasé el reporte de áreas a mano, porque ni eso sabía sacar, y le dije que modificara un informe anterior para crear el nuevo, solamente con actualizar los porcentajes. Se me quedó viendo como medio minuto, sin saber qué hacer mientras yo seguía con lo mío, hasta que le dije que si tenía otra duda. Sí, la tenía, pues resulta que el Licenciado en Arquitectura Manuelito no sabía sacar porcentajes. WTF? Eso es de primaria. De verdad.

 

scrap3

 

Pero eso pudo haberlo medio aprendido en unos meses. La otra parte de mi repudio hacia su manera de ser estaba en que no podía trabajar en silencio. Se la pasaba hablando consigo mismo, haciendo ruidos de bomba de chicle tronando (sin chicle), y cantando en alto las canciones que nuestra secretaria ponía. Canciones de Pandora, de Flans (o de Luis Miguel cuando mucho), de cursilerías y tarugadas que no razonaba. Pero bueno, era su manera de caerle bien a la secre, aunque yo le decía que se la pasaba cantando canciones de mujeres, por mujeres, y las mismas cada día. Todo el día con su sonrisota y contando sus aventuras de cada fin de semana con sus primos en el rancho católico de dónde venía cada semana.

El día que se enteró que yo vivo cerca de la casa que compartía con sus primos me pidió que le diera un aventón. Muy a regañadientes lo hice, y eso porque ya era tarde y tenía que tomar su camión de fin de semana a su pueblo. Pero al lunes siguiente se volvió a apuntar a que lo llevara, al cabo que íbamos por el mismo rumbo. Le dije que yo iba al centro (no era cierto), y me dijo que ahí lo dejara y del centro él se movía. Ni modo. Pero los demás días me aseguré de irme sin decir palabra o de quedarme a adelantar trabajo hasta que se fuera para poder irme yo. Lo peor es que los trabajos que me quidaba a adelantar solían ser más bien quedarme a corregir sus planos mal hechos, pero él no se podía quedar 15 minutos cuando había una emergencia. Oh, no, de 2 a 4 y a las 7 en punto apagaba su computadora y se largaba a no sé dónde, generalmente a las micheladas con sus primos y una chava que lo tenía de consejero o algo.

 

working_overtime

 

Total, su profunda superficialidad, su cara de lelo siempre sonriente, su hábito por cantar y hacer ruidos acuosos, su cabeza cuadrada y su simpleza irredimible y torpe me llevaron a decirle que era El Bob Esponja. Sí, como El Master Chief, pero increíblemente peor. Ah, y su amiga se llamaba Patricia. Claro, eso significaba que yo sería un equivalente a Calamardo, pero qué diablos, el punto es que nos llevábamos igual, yo deseando que dejara de ser un simplón sin profesionalismo, y él ignorando toda advertencia y corrección que le pidiera.

bob-esponja-25

 

Nada de esto pasó inadvertido, en especial que me quedaba a corregir los planos que urgían y que él desgraciaba con la mejor de las intenciones (no miento, había en algunos un centenar o más de detalles por arreglar o de plano desechar). Cuando me preguntaron cuánto me tardaría en arreglar una presentación urgente, dije que hora y media, y si me ayudaba Manuelito, como 4 horas. Hace unos tres meses nos dijeron que se quedarían con uno de nosotros y le acabaron pidiendo que descansara unas  semanas porque no había trabajo para dos personas en mi área (puede no ser del todo cierto, pero la verdad es que trabajaba más sín él que con su colaboración), pero no me  avisaron que lo iban a correr de inmediato. Así que tampoco pude irme de vacaciones en sus últimos  días, y ahora tampoco puedo irme mientras no haya quién haga el trabajo en mi ausencia. Y vuelve a empezar. No creo que contraten a nadie por el momento, la gente que de la nada aparece a pedir trabajo cada que sale una nueva generación volverá, pero mientras no nos veamos hundidos hasta los ojos en urgencias no van a contratar a nadie, de preferencia un bonachón sin experiencia, barato y moldeable. Hasta entonces, espero poder vacacionar y que sea antes de que se me junten las siguientes vacaciones, o se harán perdedizos estos días y no habrá cómo recuperarlos.

 

1200468941_f

37 comentarios

Archivado bajo Biografías, General, Holidays, off topic